Nani Cárdenas nos relata su maravilloso viaje por Barcelona

"Nani Cárdenas nos relata su maravilloso viaje por Barcelona"

Recomiendo alquilar una bicicleta y recorrer todos loslugares bellos que uno descubre perdiéndose entre sus calles como el barrio de Montjuic o la Biblioteca del Ateneo.

Además, para los amantes del arte, he visto buenas exposiciones en el MACBA y en La Caixa, que sugiero, así como la visita al barrio gótico, el Museo Picasso y los imponentes edificios hechos por Gaudí.

También hay muchas discotecas y bares, recuerdo que estuve en una llamada Luz de Gas en un antiguo teatro que me gustó mucho y La Barceloneta que en primavera, es deliciosa para sentarse a tomar una caña (cerveza) y unas tapas que son como piqueos para acompañar el trago”.

Yirko Sivirich nos cuenta sobre su hermoso viaje a Chile

"Yirko Sivirich nos cuenta sobre su hermoso viaje a Chile"

“Hace poco fui a Punta de Choros, un pequeño balneario de Chile que está a dos horas de La Serena, al cual se llega solo a través de una carretera no asfaltada. Fui por diez días para recibir el Año Nuevo con el propósito de disfrutar de un tiempo alejado de todo, en una cabaña muy acogedora que alquilé.

Durante mi estadía pude comer platos propios del lugar, a base de pescados y mariscos muy frescos, y un jugo de naranja y plátano al cual me he vuelto adicto. Disfruté de hacer las cosas que me gustan, como cocinar (la cena de Año Nuevo la preparé yo y me salió buenísima).

Pasar tus vacaciones en un balneario tan pequeño, tranquilo, con un mar turquesa y poco concurrido es un verdadero placer. Definitivamente, un viaje inolvidable que volvería a repetir con mucho gusto”.

Shila Alvarado habla sobre su hermoso viaje a Puno

"Shila Alvarado habla sobre su hermoso viaje a Puno"

“Siempre recomendaré este bello lugar que queda en el Perú”“Viajé a Puno con mi familia y aunque la llegada a Juliaca no es tan vistosa, la isla de Taquile es todo lo contrario. Es hermoso hacer el viaje por el Titicaca, conocer las islas de los Uros y aprender de su gente.

Lo más bonito del  lugar es ver cómo los pobladores trabajan por embellecer su tierra, ellos hacen una labor de comunidad muy fuerte por mantenerla y es sorprendente ver cómo se dividen el trabajo en relación al turismo, además de la igualdad que tienen. En todas las casas se manejan los mismos precios de menús y alojamiento, por ejemplo.

Cuando estás ahí no te quieres ir, no puedes creer lo vasto que puede ser el Titicaca hasta que estás en él. Sí, es complicado llegar, porque el viaje demora cuatro horas en lancha, pero de verdad, vale la pena”.