>

Jessica Butrich: "Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños"

Jessica Butrich se reinventa una y otra vez. Delega para dedicarse a sí misma y a su familia mientras enseña a su hija Julieta el valor de la independencia. (FOTO: Rafo Iparraguirre)

1 de 10

Por Norka Peralta  

La diseñadora llega al edificio donde vive cinco minutos antes de la hora pactada para la entrevista. Viene de la mano de Julieta, su hija de dos años y ocho meses, a la que acaba de recoger de la guardería. En la otra mano, trae flores de papel que Juli, como la llama, ha hecho para el Día de la Madre. Apenas lleva maquillaje y viste un vestido gris largo y flats de terciopelo negro con un gran corazón dorado en el centro. Cuando abre la puerta de su departamento en el octavo piso, su esposo, el artista plástico Abel Bentín, toma la posta con Juli para empezar nuestra conversación. Por momentos, desfilan frente a nosotras un gasfitero que ha llegado para arreglar una filtración y Juli correteando descalza. Jessica contesta a cada pregunta sonriendo y observando con el rabillo del ojo el divertido caos que es su hogar.

¿Cómo te va con la maternidad?
A mí me encanta ser madre, porque me gustan los niños. Es algo que, aunque suene cliché, siempre quise. Además, Abel y yo consideramos que los hijos deben adaptarse a nuestras vidas y no al revés. Por ejemplo, no nos hemos obsesionado por guardar las cosas que tenemos en casa por miedo a que Juli las rompa. Ella sabe perfectamente que debe cuidarlas. Lo mismo pasa en el trabajo. Tratamos de que nos acompañe lo más que se pueda en lo que hacemos.

¿Cómo te imaginas a Juli de grande en una sociedad como la nuestra?
Estamos enfocados en que Julieta sea independiente a través de acciones pequeñas que, poco a poco, van a contribuir en la formación de su carácter. Si quiere agua, ella misma puede servirse. Si se le cae algo, ella lo recoge. Además, creo que las madres, con el ejemplo, tenemos que enseñarle a nuestras hijas a querer nuestro trabajo, es lo que somos y los que nos permite alcanzar nuestros objetivos. 

Estás embarazada y también planeas mudar tu tienda, ¿cómo te organizas?
Tengo cuatro meses. Estoy organizándome para la inauguración de la nueva tienda y dejaré mis colecciones listas antes de dar a luz. Luego, me voy a tomar un tiempo para estar con mi hijo, y la marca seguirá fluyendo. Esto es posible porque he aprendido a delegar. Antes era control freak, pero desde que Juli nació acepté el apoyo de personas sin las que no podría lograrlo.

¿Ser tan decidida siempre te ha sido sencillo?
Sí, si tomo una decisión, lo hago y no dudo. Así ha sido mi vida siempre, lo heredé de mi madre. Cuando yo tenía 10 años, mis padres se separaron, me fui a vivir con mi mamá y ella nunca dejó de trabajar, siempre la vi fuerte y segura. Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños, porque nada viene fácil, y eso es algo que quiero dejarle a Julieta. 

Esa seguridad se proyecta en tu propuesta como diseñadora.  
Siempre tuve un estilo particular de vestir porque es mi forma de expresarme y nunca me importó mucho lo que pensara la gente. Eso es lo que ahora aplico a Butrich, mi marca de zapatos y accesorios, porque no me adapto a tendencias para vender. Lo que busco es que las clientas se atrevan a usar las cosas que se me ocurren a partir del ejercicio de retarme a mí misma en cada colección. 

Antes diseñabas colecciones completas, ahora te concentras en zapatos y accesorios. ¿Fue difícil tomar esta decisión?
Hago zapatos desde hace 13 años, pero el 2013 relancé la marca haciendo colecciones completas. Le daba a la ropa el 90% de mi tiempo y a los zapatos el 10%, pero los ingresos eran al revés. Entonces, el año pasado, decidí dedicarme 100% a los zapatos. Ahora, puedo experimentar con más materiales y hago más colecciones. Además, está el hecho de que mi tiempo en el trabajo no lo mido en horas/hombre o el costo por hora, sino en función de cuántas horas dejo de estar con mi hija. Por eso no me arrepiento.

Es un año bastante movido.
Sí, pero así es mi vida a diario y me encanta. Tiene algo que ver con lo que sucede en casa. Por ejemplo, Abel es artista y sus esculturas siempre están de paso. Entonces, vivimos con la emoción de ver cuál viene y cuál se va. Nos gusta pensar en la casa como nuestro plan de vida, un espacio que proyecta estéticamente lo que nos interesa. Así es nuestro loco mundo y así nos gusta vivir. 

Fotos Rafo Iparraguirre  

Dirección de moda y styling  Antonio Choy Kay & Gerardo Larrea

 

 

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

¡ También te gustará !

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

La pareja no tuvo muchos invitados en el Everest, pero se llevó los mejores recuerdos.

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

¡ También te gustará !

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

Tres publicistas peruanos nos cuentan cuáles son los aspectos que convierten a una publicidad sexista

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

¡ También te gustará !

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

Famosas actrices, modelos y cantantes decidieron, en algún momento, raparse el pelo e ir en contra de los estereotipos.

Verónica Linares: La cultura combi

¡ También te gustará !

Verónica Linares: La cultura combi

¿Qué tanto hemos aprendido de cultura vial y peatonal?, la periodista reponde en la siguiente reflexión

Día de la madre: Famosas comparten consejos a mamás primerizas

¡ También te gustará !

Día de la madre: Famosas comparten consejos a mamás primerizas

En el marco del Día de la Madre, seis famosas peruanas dan una serie de tips dedicados a las mamás primerizas.