Lorena Salmón: "El síndrome de la maleta"

Intentemos resisitir la tentación de llevarlo todo, calmar el miedo a que algo nos falte

Lorena Salmón: "El síndrome de la maleta"

Jamás podré presumir de empacar bien para un viaje. Generalmente, a pesar de saber con exactitud cuántos días viajaré, siempre termino llevando ropa de más. Me imagino que no soy la única a la que le pasa.

Escribo esta columna mientras estoy de vacaciones en el Caribe, y ojo que ya he viajado a destinos tropicales. Por lo tanto, esperaba que mi mente no se dejara llevar por aquellas voces que la suelen aquejar y le dicen: “llévalo todo”. Esperaba tener la claridad para saber que no se necesita de tanto en un destino tropical. No, me falló de nuevo. Y traje toda la ropa del mundo para solo terminar usando bikinis y ropas de baño el día entero. Lo mismo me pasó con la maleta de mis hijos: una cantidad grosera de ropa por las puras y que solo ocupa espacio. ¿Cuándo aprenderé?

Si uno se da el trabajo de buscar en Internet artículos o posts en blogs de moda sobre cómo empacar para un viaje, encontrará, sin duda, tips básicos que pecan de básicos y por eso generalmente son pasados por alto.

Por eso, dejaré de lado la obviedad –tenga presente su destino, cantidad de días, el clima–y compartiré con ustedes los que a mí me llamaron la atención.

Por ejemplo: si van a llevar cinturones, llévenlos estirados, porque envueltos ocupan más espacio. Ajá. Otro tip o dato que me gustó fue el de usar gorros de baño para meter los zapatos y así evitar que estos tengan contacto con el resto de su ropa. Además, podemos aprovechar y meter en los zapatos accesorios o artículos pequeños. Ya saben que no debemos desperdiciar ni un centímetro de espacio.

Otro punto relevante y que jamás se me había ocurrido es poner el neceser en el fondo de la maleta. ¿Por qué? Porque casi siempre viene lleno de cosas, pesa y si por algún motivo se abre y las cremas o lociones salen disparadas, solo mancharán el fondo y no toda la ropa.

Además, no sé si ya tenían idea, pero las prendas de lana, algodón o denim se arrugan menos si las enrollamos a que si las doblamos. Caso contrario con las de seda, estas sí debemos doblarlas y ponerlas lo más arriba de la maleta para evitar que lleguen hechas papel higiénico. Del mismo modo, los vestidos siempre deben ir arriba de todo. Y si van a llevar chaquetas, lo mejor es no abotonarlas sino colocar las mangas hacia adelante y doblarlas hacia adentro. Y como punto final, y más importante, tratemos de evitar el síndrome de la maleta o ese de llevarlo todo, a pesar de que nos sintamos tentadas o pensemos que algo nos va a faltar. Apelemos a la practicidad y ‘bon voyage’.

Puedes leer la columna de Lorena Salmón y más notas interesantes todos tus domingos con Semana VIÚ!

 

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

¡ También te gustará !

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

La pareja no tuvo muchos invitados en el Everest, pero se llevó los mejores recuerdos.

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

¡ También te gustará !

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

Tres publicistas peruanos nos cuentan cuáles son los aspectos que convierten a una publicidad sexista

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

¡ También te gustará !

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

Famosas actrices, modelos y cantantes decidieron, en algún momento, raparse el pelo e ir en contra de los estereotipos.

Verónica Linares: La cultura combi

¡ También te gustará !

Verónica Linares: La cultura combi

¿Qué tanto hemos aprendido de cultura vial y peatonal?, la periodista reponde en la siguiente reflexión

Jessica Butrich:

¡ También te gustará !

Jessica Butrich: "Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños"

La diseñadora comparte su experiencia como madre y nos cuenta cómo compagina su maternidad y la pasión por su trabajo.