>

Mayella Lloclla: "Vivo cada día como si fuera el último"

(Foto: Rafo Iparraguirre)

1 de 5

 

 

Mayella, quien actúa desde los 10 años, no le molesta que no la hayan tenido en el radar. “Algunos creen que soy nueva”, dice divertida y con una sonrisa sin resentimientos. Chiquita, menudita y con cara de niña. Podría interpretar a una chica de quinto de secundaria si quisiera, pero ya llegó a la base tres. Cuando terminó el colegio y se preparaba en la pre del conservatorio para ser cantante de ópera, la llamaron para participar en el proyecto que la puso en el mapa: encarnar a una adolescente Dina Páucar en la miniserie sobre su vida. “Vi las luces, las cámaras y dije esto es lo mío, me tengo que quedar acá”, recuerda. Tenía 15 años. 

Mayella Lloclla danza al son de sus sueños, de sus metas, mientras la vida se encarga de darle lo que ella le pida. De todas formas, disfruta cuando su historia da un giro inesperado y la sorprende, así como  cuando, con casi cuatro meses de embarazo, se enteró de que iba a tener un bebé. Igual que cuando le ofrecieron el papel de Lila en “El Regreso de Lucas”, que hoy se transmite por América Televisión. Le dijeron que tendría que interpretar a una empleada del hogar que, además, era surfista y debía aprender a correr olas. Mayella, como cada vez que algo le apasiona, se lanzó al agua.
Eres una chica de retos
Sí,  lo soy. En mis inicios hice una película regional donde era una especie de “Xena: la Princesa Guerrera”, pero en versión ashaninka. Conviví con ellos 2 meses. En la historia tenía una mejor amiga que era una anaconda y me la pusieron encima. ¡Medía 12 metros! Pero nunca le he tenido miedo a algo. Por dentro puede asustarme, pero sé que tengo que superarlo y conquistar ese reto.  Soy joven, tengo que experimentar nuevas cosas, creo que para eso es la vida. 

Mantenerse como actriz puede ser difícil. 
¿En algún momento te costó?
Sí. Hubo un momento en el que pasaba de una miniserie a otra, pero quería hacer cine. Quería verme en pantalla grande. De pronto, dejaron de llamarme para las miniseries. Medio año después me dijeron para hacer una película. Creo que cuando alguien realmente quiere algo, el universo conspira para que salga y fluya. Hice una película y, luego, empezaron a llamarme para eso. Años después dije:  “he dejado de hacer televisión, pero me gustaría algo de corte cinematográfico, como las series de FOX”. Y todo lo que pienso, caracho… ¡sucede! porque me llamaron de Telefé para “El Regreso de Lucas”. 

¿Y cómo ha sido volver a una producción masiva?
La gente me dice por la calle Lila, me piden autógrafos. Para algunos soy nueva, para la gente que no está tan metida en el cine, que no me ha visto. Es lindo que te reconozcan.
Afirma que no busca fama. “Esta viene por añadidura”, dice convencida. Lo que ella desea es que su trabajo trascienda, que transforme, que aporte. 

Llegaste a los 30. ¿Qué tal la nueva etapa?
No veo diferencia. Será por eso que me ven mucho más joven de lo que aparento. Vivo cada día como si fuera el último y no le temo al tiempo.  Creo que todos los sueños que he tenido los he cumplido. Hace años decía: “quiero intercionalizarme”. Y, sin salir de mi país, mi trabajo se ha podido ver en todo el mundo (pasaron la película “El vientre” en HBO internacional y en FOX) y eso ha sido gratificante. Asimismo, “El Regreso de Lucas” se estrenará en Argentina, en Chile, ha sido vendido a Medio Oriente, hasta en Vietnam lo van a ver, en más de 10 países en total. Ya me siento una actriz internacional. 

Vives intensamente
Sí. Viajo mucho con mi hijo. Además, trabajo concientizando sobre la trata de menores y recorro todo el Perú con ese proyecto. En el 2011 hicimos un mediometraje con la Fundación Telefónica (“Voces en el Silencio”). Yo interpretaba a una chica que había sido vendida por sus padres. Con ese material viajamos a zonas vulnerables, sobre a todo a las fronteras. Vamos a sensibilizar, tenemos reuniones con comunidades para que no permitan que eso suceda con sus hijos y, a veces, llevamos una obra de teatro. Escuchar las historias te carcome la piel. Creo que a través de mi trabajo no solo entretengo a la gente. Va más allá, ayuda a que las personas se sensibilicen a través de mi actuación, que esta pueda transformar de alguna forma. Eso es lo más importante de mi carrera, ayudar y denunciar algo que sufre la humanidad. Creo que tiene mucho más poder que ser famoso. 

Tratas de ser un ejemplo para tu hijo de 5 años.
Sí. Quiero que él siga los mismo pasos que yo en el sentido de ser humanitario. Que al final sea lo que quiera respecto a su profesión, pero que sea sensible. 

No planeaste convertirte en mamá, ¿verdad?
Me tomó por sorpresa. Estaba en uno de los mejores momentos de mi carrera. Actuaba en “Yo no me llamo Natacha”,  estaba en el taller de Roberto Ángeles y en una obra en la noche. No tenía ningún síntoma. Me enteré casi al cuarto mes. Lo único que sentía era cansancio y asumí que era por todo lo que estaba haciendo. Soy bastante irregular,  y pensé que era algo así. En broma, mi pareja en ese entonces me dijo: “¿Y si estás embarazada?”. Me hice la prueba y me sorprendió, pero lo asumí con mucho amor. Pensé: “Dios mío, ¿estaré lista para ser mamá? Pero creo que nadie te prepara para esto, no hay un manual. En la cancha es donde se aprende.  
Para ti, ¿qué es lo más difícil de ser mamá?
Darle el tiempo que quisiera a mi hijo, Gael. Cómo me gustaría no trabajar, tener la plata del mundo y decir: “este año me voy a dedicar solo a él” y viajar juntos, pero no puedo. Lo que trato de darle es tiempo de calidad, estar presente. Su papá también me ayuda, lo cuida como un tesoro, es un gran padre. 

Ustedes ya no están juntos.
No, pero somos grandes amigos y lo primero es Gael. Los fines de semana tratamos de estar los tres. 

¿Y cómo se logra tener una relación tan buena con tu ex?
Creo que el amor por nuestro hijo hace que tratemos de comprendernos. Que aunque cada uno tenga su punto de vista, podamos llegar a un acuerdo para darle a Gael lo mejor. Además, ninguno de los dos tiene pareja, eso también nos da la posibilidad de hacer cosas juntos, pero el día que él o yo la tengamos no sé cómo será. 

Se suele preguntar qué se busca de una pareja, pero a veces es más fácil decir qué es lo que no quieres.
Yo lo que espero es que recorramos el mundo de la misma manera. No quiero tener que jalar a nadie. Quiero que él me lleve o estar igual, que crezcamos juntos. 

¿Qué proyectos tienes para este año?
Estoy disfrutando de mis vacaciones, de Gael, pero en febrero empiezo a ensayar para una obra de teatro que se estrenará en mayo, dirigida por Mateo Chiarella. A mediados de año tengo dos proyectos para hacer cine. El primero, con Julio Ramón Ribeyro hijo, que viene a hacer su ópera prima. Después, estaré en “La Mariscala”, sobre la vida de la esposa del Coronel Gamarra. En televisión todavía no tengo propuestas. 

¿Eres feliz?
Soy feliz con mi trabajo, con mi hijo. Puedo decir que lo tengo todo. Todavía no tengo a una persona que me acompañe en esa felicidad, pero me siento muy a gusto con mi vida. 

 

 

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

¡ También te gustará !

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

La pareja no tuvo muchos invitados en el Everest, pero se llevó los mejores recuerdos.

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

¡ También te gustará !

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

Tres publicistas peruanos nos cuentan cuáles son los aspectos que convierten a una publicidad sexista

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

¡ También te gustará !

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

Famosas actrices, modelos y cantantes decidieron, en algún momento, raparse el pelo e ir en contra de los estereotipos.

Verónica Linares: La cultura combi

¡ También te gustará !

Verónica Linares: La cultura combi

¿Qué tanto hemos aprendido de cultura vial y peatonal?, la periodista reponde en la siguiente reflexión

Jessica Butrich:

¡ También te gustará !

Jessica Butrich: "Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños"

La diseñadora comparte su experiencia como madre y nos cuenta cómo compagina su maternidad y la pasión por su trabajo.