Natalia Parodi: "Las fotos que no tomamos"

Muchos se pasan reuniones y conciertos haciendo fotos y se pierden del momento para reducir su visión a una pantallita

Natalia Parodi: "Las fotos que no tomamos"

A lo largo del tiempo he ido dejando de ver a algunas personas en mi vida. Algunas viajaron, a otras les dejé de frecuentar porque tomamos diferentes rumbos, y otras fallecieron. De muchos de ellos tengo fotos. Pero en mi memoria no habitan las mismas imágenes que están en el álbum. En mi mente se han tatuado sensaciones e imágenes específicas y poderosas de cada uno: la mirada tierna, el guiño cómplice, la risa contagiosa, la manía extraña o el abrazo largo, fuerte e inolvidable.

¿Cuántas veces recuerdan esos momentos en que no hubo una cámara para registrarlos? ¿Cuáles de esos momentos fueron felices y cuáles tristes? ¿Cuáles dejaron impresa su imagen en nuestra memoria?

Cuando estudié fuera, todas mis compañeros tomaban fotos incansablemente. Los profesores siempre lo aprobaban. También permitían ser grabados. El último día, el de la graduación, todos los estudiantes cargaban cámaras con las que intentaban registrar cada minuto de aquél día importante. Al llegar la despedida, el director pidió dejar las cámaras a un lado y registrar imágenes solo con la mente. Así, nos invitó a salir de la sala a una colina hermosa, verde y florida en los Alpes suizos bajo un inolvidable cielo azul, en donde había preparado una experiencia sencilla, pero sensible, de la que ninguna de nosotras se ha olvidado jamás. Esa foto mental está nítidamente grabada en mi corazón. Hoy miro el álbum de mi viaje y ninguna foto tiene la potencia de aquel momento.

Los recuerdos tristes no se fotografían. Por ejemplo, cuando alguien está en el hospital o si estamos en un funeral no queremos tomar fotos, o si nosotros mismos nos encontramos en situaciones de estrés, rabia o tristeza, si alguien saca una cámara por lo menos nos va a incomodar. Sin embargo, de esos momentos difícilmente nos olvidamos.

Yo siento que las fotografías son un intento de capturar escenas que quisiéramos que duren para siempre. Como si tuviéramos la fantasía de que tomando una foto, los podemos perpetuar. ¿Se  han dado cuenta de que la mayoría son todas parecidas? Nos mostramos generalmente felices, sonrientes y muchas veces abrazados de familiares o amigos.

Ironías de la vida: hay momentos que intentamos perpetuar y atrapar en el álbum, pero igual los olvidamos, y hay otros que quisiéramos olvidar y aunque no tengamos foto se cuelan hasta en nuestros sueños.

Hoy las fotos son parte de la vida cotidiana, y nosotros mismos aparecemos en muchas, propias o ajenas: En el cumpleaños de un amigo, en la cena familiar, en la graduación, sosteniendo al sobrino recién nacido, o de la mano con el novio. No es raro que en fiestas y reuniones algunos pasen tiempo tomando fotos, o que en los conciertos una buena parte de la noche varios se la pasen grabando a la banda, porque quieren conservar la evidencia de haber estado allí.Pero por hacerlo dejan de ver en vivo para reducir su visión a la pantallita.

Las fotos son lindas. Me gustan mucho y las seguiré tomando. Pero ya no me desespero cuando no tengo cámara. A veces me detengo a contemplar y disfrutar el momento. Ese profesor me hizo entender que mi pasado es parte de mí. Que lo llevo en la piel, en la mente, en cómo se impregna la emoción de las experiencias en mis sentimientos y hasta en mi cara. En esas marcas del ceño que fruncí cuando he tenido una discusión difícil, de la líneas que salieron de reírme tanto con mis amigas, de los olores de la cocina de mi abuela y del sonido de la música criolla de mis tíos que me hacen viajar en el tiempo y trasladan a ese momento sin ningún esfuerzo. Aprendí que mi pasado no se esfuma si no le tomo fotos. Que el armario de mis recuerdos no está en los álbumes, sino en mí.

Puedes leer la columna de Natalia Parodi y más notas interesantes todos tus domingos con Semana VIÚ!

 

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

¡ También te gustará !

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

La pareja no tuvo muchos invitados en el Everest, pero se llevó los mejores recuerdos.

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

¡ También te gustará !

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

Tres publicistas peruanos nos cuentan cuáles son los aspectos que convierten a una publicidad sexista

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

¡ También te gustará !

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

Famosas actrices, modelos y cantantes decidieron, en algún momento, raparse el pelo e ir en contra de los estereotipos.

Verónica Linares: La cultura combi

¡ También te gustará !

Verónica Linares: La cultura combi

¿Qué tanto hemos aprendido de cultura vial y peatonal?, la periodista reponde en la siguiente reflexión

Jessica Butrich:

¡ También te gustará !

Jessica Butrich: "Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños"

La diseñadora comparte su experiencia como madre y nos cuenta cómo compagina su maternidad y la pasión por su trabajo.