Tú y tu madre: De amiga a enemiga

La mamá es la primera compañera, cómplice y amiga de una niña. Y un día se convierte en su enemiga

Tú y tu madre: De amiga a enemiga

Cuando una hija es pequeña, ve a la mamá como una persona poderosa, pero al crecer descubre todos sus defectos y eso la decepciona. Eso la lleva a rebelarse para afirmar su valor. (Foto: AFP)

Maritza Noriega 

Tal vez siempre quisiste parecerte a tu mamá. O tal vez te muerdes la lengua cada vez que estás por soltar una de esas frases que tanto odiabas escucharle. La adoras, pero. Y ella moriría por ti, pero.  De niñas las mamás peinan a sus hijas como quieren, les compran ropa sin consultarles y organizan sus salidas. Pero un día las hijas crecen y pelean por tomar sus propias decisiones. Y es ahí tal vez cuando empiezan los problemas entre madres e hijas.

Para las mamás, es difícil entregarles esa autonomía, ver que ya no controlan la situación y  pierden autoridad, reconocer que sus hijas crecen y resignarse a comprobar que sus consejos ya no sean aceptados como antes. Con los hijos ocurre algo similar, es cierto, pero con las hijas esto se acentúa por distintas razones. La dramaturga y directora de teatro Mariana de Althaus ensaya algunas.

Por una parte, las mujeres solemos ser más complejas y complicadas que los hombres. Dos  mujeres juntas -no solo si son madre e hija suelen tener más probabilidades de conflicto. Y esta probabilidad aumenta cuando viven juntas, comparten ADN y una está en posición de autoridad sobre la otra. Las madres se proyectan más en sus hijas que en sus hijos. «El tema del espejo se acentúa y hay más probabilidades de que entremos en el rollo de querer que nuestras hijas resuelvan los problemas que nosotras no pudimos solucionar o que logren lo que nosotras no pudimos o que venzan los miedos que no pudimos superar», agrega De Althaus, quien tiene también una hija y enfatiza que la maternidad o la independencia de la hija suele acercar a ambas mujeres. Entonces se comprenden mejor.

Muchos de los desencuentros madre-hija se deben a que la madre ve en la hija su propio ideal y desea reparar, a través de ella, sus conflictos, asegura la psicoanalista Gemma Cánovas en «El oficio de ser madre» (ed Paidos Ibérica). Pero dice también que las dificultades del día a día e incluso las crisis son menos agudas, cuando el vínculo afectivo se siembra con significaciones positivas. Solemos dar por sentado que madres e hijas se quieren incondicionalmente y a veces descuidamos la relación. Por eso es importante procurar momentos relajados en los que puedas dialogar con tu hija abiertamente. Tu relación con ella no se puede limitar a la rutina diaria. Trata de salir con ella al cine o comer unos helados, solo ella y tú. Así generarás un espacio de confianza y seguridad.

Encuentra más notas interesantes todos los domingos con Semana VIÚ!

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

¡ También te gustará !

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

La pareja no tuvo muchos invitados en el Everest, pero se llevó los mejores recuerdos.

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

¡ También te gustará !

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

Tres publicistas peruanos nos cuentan cuáles son los aspectos que convierten a una publicidad sexista

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

¡ También te gustará !

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

Famosas actrices, modelos y cantantes decidieron, en algún momento, raparse el pelo e ir en contra de los estereotipos.

Verónica Linares: La cultura combi

¡ También te gustará !

Verónica Linares: La cultura combi

¿Qué tanto hemos aprendido de cultura vial y peatonal?, la periodista reponde en la siguiente reflexión

Jessica Butrich:

¡ También te gustará !

Jessica Butrich: "Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños"

La diseñadora comparte su experiencia como madre y nos cuenta cómo compagina su maternidad y la pasión por su trabajo.