Verónica Linares: Fabio y Liset

Nuestros hijos son independientes y el ser sus padres no nos da el poder de dirigir su vida a nuestro antojo

Verónica Linares: Fabio y Liset

Verónica Linares: "Increíble cómo un pedacito de persona de 3 años y medio me enseñó tanto en un solo día".

 

Era domingo y tenía esa sensación de cuando eres escolar y no sabes qué hacer para que el lunes suspendan las clases. Era la misma ansiedad de no querer empezar la semana, pero esta vez por falta de descanso. Me habían salido varios “cachuelos” en los días anteriores y no había podido hacer siesta por las tardes, así que sentía que no había completado mis horas de sueño. 

El fin de semana me agarró agotada y encima con mi hijo de 3 años y medio con inagotable energía y mi esposo que -como la gente con horarios de trabajo normales- quiere ir al cine o comer algo hasta la tarde. Yo estaba extenuada. Así que el domingo en la mañana procuré tragarme la culpa de no pasar tiempo con mi niño y me obligué quedarme en la cama hasta las 10:30 a.m. 

Les juro que fue peor porque estaba tan cansada que casi no podía ni abrir los ojos para ver la hora, pero lograba escuchar de fondo a Fabio jugando con la niñera. Era como una tortura china y comprobé que la culpa no se digiere con facilidad. Seguro que ustedes me entienden. 

Luego del almuerzo le dije a Fabio que saldríamos a dar una vuelta y lo noté poco entusiasmado. Cuando llegó la hora de alistarlo estuvo un tanto reacio con la idea de irse de la casa, pero no le hice mucho caso porque pensé que se le pasaría como en otras oportunidades. 

No lloraba ni renegaba, solo hablaba con tristeza: «Mamá, no quiero salir». Yo insistía con que nos divertiríamos, le hablé del helado azul que tanto le gusta y del platillo volador al que se sube por horas en el centro comercial, pero nada lo convencía. 

Antes de entrar al carro le lancé mi último recurso manipulador del que ahora me arrepiento. Le dije que yo sí quería salir con papá a pasear. Su respuesta me dejó helada. Con tranquilidad dijo que estaba bien porque él quería quedarse a jugar con Liset, la niñera.

Era la primera vez que mi hijo prefería hacer otra cosa que estar con mamá. Lo puse en el ascensor y le dije a Liset que se quedaran y que cualquier cosa me llamara por teléfono. A penas se cerró la puerta empecé a llorar. No sé si por la falta de sueño que a veces distorsiona la dimensión de las cosas, pero me dolió profundamente no ser la favorita de Fabio. Luego de los cariños pacientes de mi marido y su otra visión de los hechos -«qué gracioso Fabio parece un viejo»- entendí, me calmé y disfruté de una tarde de domingo atípica: los dos solos, en pareja. 

Al anochecer regresamos a la casa, justo a la hora de la leche. Pensábamos que Fabio estaría esperando a papá en la cama como cada fin de semana pero dijo que había quedado con Liset en que ella lo acostaría. 

Entonces me acerqué y le hablé al oído mientras lo acariciaba y le pedía perdón. Que me disculpe por no haber entendido que quería jugar con otra persona. Que a veces trabajo tanto que los momentos libres quiero que esté conmigo pero que está bien si quiere jugar con otra persona. Mi hijo con mucha sabiduría me consoló, me dijo que no me preocupe y que «otro día jugamos juntos, ¿ya, mami?». 

A veces los papás creemos que nuestros hijos son una extensión de nosotros, como si fueran parte de nuestro cuerpo y que deben querer hacer lo mismo que nosotros. Pero son personas independientes y el ser sus padres no nos da el poder de dirigir su vida a nuestro antojo. No me refiero a dejarlos hacer lo que les dé la gana, pero, ¿por qué tendrían que hacer siempre lo que le gusta a mamá? No está mal que se diviertan también con otras personas. 

En cuanto a la “usurpadora”, la niñera del domingo: la boté. ¡Mentira! Gracias a Fabio me permito ahora hacer bromas de aquel episodio. Increíble cómo un pedacito de persona de 3 años y medio me enseñó tanto en un solo día.

 

 

 

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

¡ También te gustará !

Pareja estadounidense se casa en el monte Everest

La pareja no tuvo muchos invitados en el Everest, pero se llevó los mejores recuerdos.

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

¡ También te gustará !

El lado más sexista de la publicidad, según especialistas

Tres publicistas peruanos nos cuentan cuáles son los aspectos que convierten a una publicidad sexista

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

¡ También te gustará !

10 famosas que rompieron los moldes y se raparon la cabeza

Famosas actrices, modelos y cantantes decidieron, en algún momento, raparse el pelo e ir en contra de los estereotipos.

Verónica Linares: La cultura combi

¡ También te gustará !

Verónica Linares: La cultura combi

¿Qué tanto hemos aprendido de cultura vial y peatonal?, la periodista reponde en la siguiente reflexión

Jessica Butrich:

¡ También te gustará !

Jessica Butrich: "Mi madre me enseñó a luchar por mis sueños"

La diseñadora comparte su experiencia como madre y nos cuenta cómo compagina su maternidad y la pasión por su trabajo.