Lorena Salmón: "Dos letras del alfabeto"

La llegada del gigante del Fast Fashion a Lima pondrá de cabeza las marcas locales

Lorena Salmón: "Dos letras del alfabeto"

Pensé que en un año como el 2015, una chica entre los 20 y 30 definitivamente tendría que saber qué es H&M (Hennes & Mauritz). ¿Cómo no? Si es el segundo ‘retail’ mundial más grande del mundo (vende más de 550 millones de prendas al año). Además, no solo está a punto de abrir sus puertas en Lima, Perú (primeros días de mayo), con la que dicen será la segunda tienda más grande de sus tiendas, sino que es una marca que está presente en 57 países nada más y nada menos.

Entonces, volviendo a mi amiga desinteresada por completo del fenómeno que está a punto de ocurrir, pensaba: ¿qué va a pasar con todas nosotras? Si cada vez que voy de viaje, el único lugar donde compro ropa es en H&M. Sí, lo digo sin vergüenza porque siempre tiene cosas geniales, a buen precio y de una calidad no del todo mala. A pesar de que claramente conocemos a la marca por ser parte del movimiento fast fashion (aquel donde la tendencia de pasarela es adoptada inmediatamente por una marca mucho más asequible con dudosa calidad), no me importaba lo suficiente como para dejar de comprarla. Hasta que hace poco recibí algunos correos reclamándome que escribiera en la web (mi web) sobre ella: cómo podía apoyar una marca que no respetaba las mínimas condiciones laborales con sus trabajadores (sino, Lorena, ¿de dónde crees que los precios son tan bajos?).

Wow, cuánta responsabilidad pensé: ¿mi boicot de consumo en H&M realmente contribuiría contra estas prácticas de ser ciertas?

Entre la información que encontré en la red sobre esta denuncia, me crucé con contenido de todo tipo: que la marca debería pudrirse en el infierno donde la mayoría de corporaciones debería estar; que tenían un sinnúmero de políticas en las que aseguran que cumplen con todas las de la ley y no solo eso, sino que también reciclan. Es necesario que conozcan, como en toda historia, los dos lados de la moneda. Lo que se puede deducir es que estuvo involucrada en la tragedia de Bangladesh, donde una fábrica de bajo costo se desplomó entera dejando miles de afectados. Esto después la obligó a firmar junto con otras marcas involucradas (Zara y Tommy Hilfiger) un protocolo de buen trato y seguridad con sus trabajadores.

Personalmente, creo que la llegada de este gigante a Lima pondrá de cabeza a las demás marcas que se encuentran sobre la misma plataforma de oferta (el combo: tendencia inmediata a bajo precio), que aniquilará a las pequeñas marcas de corte alternativo, si es que, insisto, no dejan de canibalizarse entre ellas, y comienzan a aflorar en su creatividad con propuestas únicas y asequibles. Parece imposible competir con el gigante sueco; pero todos los gigantes tienen un talón de Aquiles: y la materia prima, la creatividad y la motivación movilizarán las aguas locales. Dejemos que fluyan esas aguas.

Natalia Parodi: Las malas noticias

¡ También te gustará !

Natalia Parodi: Las malas noticias

Una amiga me dijo: “no se trata de esperar a que pase la tormenta, sino de aprender a bailar bajo la lluvia”

Verónica Linares:

¡ También te gustará !

Verónica Linares: "Flores para Mercedes"

Basta de creernos sensibles y pensar que con unos chocolatitos vamos a pasar por alto que nos crean invisibles

Elda Cantú: Beyoncé y la infidelidad

¡ También te gustará !

Elda Cantú: Beyoncé y la infidelidad

«Beyoncé hizo de su rabia un motivo para hacerse mejor, más fuerte, más popular y más adinerada», dice Elda Cantú.

Natalia Parodi:

¡ También te gustará !

Natalia Parodi: "La caja de la nada"

En los compartimentos cerebrales de los hombres, hay una muy querida por ellos: la caja de la nada

Verónica Linares:

¡ También te gustará !

Verónica Linares: "Tres años"

Fabio ha logrado destruir mis muros de protección. Antes me sentía capaz de aguantarlo todo. Hoy soy diferente