Lorena Salmón: "Sonríe, te estamos viendo"

¿Vamos por la vida desfilando? ¿Qué mostramos? ¿Looks? ¿Apariencias? ¿Estados de ánimo?

Lorena Salmón: "Sonríe, te estamos viendo"

El mundo es tu pasarela. Ese es el mensaje que me dice Gigi Hadid, joven de 20 años, pelo Brigitte Bardot, cara de niña, medidas de mujer de la vida real. Ella es la nueva cara de Topshop, la más reciente novia de Joe Jonas y se dirigía a mí y a todas ustedes en un video para una revista de moda con el que de casualidad me topé.

La chica es adorable, su piel parece de malvavisco y bueno, sí, todo lo que usted diga, reina. Aunque, permítame usted un cuestionamiento: ¿es de verdad el mundo mi pasarela?

Comencemos por mi mundo: si tuviésemos que ponerlo en metros cuadrados, la mayor parte del tiempo la paso en una oficina de 3 por 2 metros y si, por entretenimiento, comienzo a dar vueltas en el departamento recorreré un total máximo que no llega a 170 metros. Luego mis movimientos rutinarios me llevarán 7 cuadras a la izquierda de casa para ir al yoga y en carro la distancia más larga está a 45 minutos. Conclusión: mi mundo en apariencia es pequeñito (aunque no tanto como una pasarela real).

Si dejamos de ser literales, mi mundo pueden ser todas las personas con las que me cruzo en ese mapa mental de distancias. Ese sí que no es un número reducido. Está la señora que pasa a mi costado con exactitud minutos antes de las 7 y 35 de la mañana. El señor que me da el alcance a la altura del parque y que siempre toma su yogurt del pico de la botella. El guardián de Madre Natura y la cajera. El pobre agente de serenazgo que por misterios del universo tiene que controlar el tránsito vehicular de la intersección de las avenidas El Polo y Primavera y debe ser uno de los peruanos más odiados. Y así por docenas.

Ahora pongamos atención al tema de la pasarela: ¿estamos todo el tiempo desfilando? ¿Looks? ¿Apariencias? ¿Estados de ánimo? Hace tiempo perdí esa conciencia, pero se siente lindo cuando te das cuenta de que solo porque elegiste algo que te hace lucir mejor, todo el mundo te ve mejor.

Pero al otro lado de la balanza, siempre hay gente que, se ponga lo que se ponga, se va a ver bien y se ve bien. Pienso inmediatamente en tantas chicas con nombres que les pueden sonar como otras desconocidas que veo en redes sociales y me convenzo, siento, intuyo, creo que también deben sentirse así por dentro: bellas a pesar de lo que sea. Así que si el mundo es nuestra pasarela más nos vale que vayamos por allí sonriendo, sacando lo mejor de cada una desde adentro.

Natalia Parodi: Las malas noticias

¡ También te gustará !

Natalia Parodi: Las malas noticias

Una amiga me dijo: “no se trata de esperar a que pase la tormenta, sino de aprender a bailar bajo la lluvia”

Verónica Linares:

¡ También te gustará !

Verónica Linares: "Flores para Mercedes"

Basta de creernos sensibles y pensar que con unos chocolatitos vamos a pasar por alto que nos crean invisibles

Elda Cantú: Beyoncé y la infidelidad

¡ También te gustará !

Elda Cantú: Beyoncé y la infidelidad

«Beyoncé hizo de su rabia un motivo para hacerse mejor, más fuerte, más popular y más adinerada», dice Elda Cantú.

Natalia Parodi:

¡ También te gustará !

Natalia Parodi: "La caja de la nada"

En los compartimentos cerebrales de los hombres, hay una muy querida por ellos: la caja de la nada

Verónica Linares:

¡ También te gustará !

Verónica Linares: "Tres años"

Fabio ha logrado destruir mis muros de protección. Antes me sentía capaz de aguantarlo todo. Hoy soy diferente