Natalia Parodi: "Chicken party"

Lo conmovedor de la pollada no solo es el ingenio de quien se recursea, también de la generosidad de quienes lo rodean

Natalia Parodi: "Chicken party"

 

Los peruanos tenemos la voluntad de apoyarnos. Y lo hacemos de manera tan organizada y original que nos ha dado fama internacional. El Banco Mundial ha realizado estudios sobre cómo hacen las personas de menos recursos para conseguir dinero en caso de emergencia o fuerte necesidad. La encuesta que se aplicó en países como Bangladesh, India y el Perú, arrojó interesantes resultados. Y una de las estrategias que más sorprendió fue la de los peruanos, que fue dada a conocer al mundo a comienzos de este año por el diario británico “The Guardian”. Se trata de nuestra tradicional pollada.

Sabemos que ante una emergencia hay personas o familias que no podrán enfrentarla solas. Conocemos cientos de casos. Como una amiga querida, cuyo padre sufrió un accidente casi mortal y la cuenta de la clínica y la recuperación eran exorbitantes e imposibles de afrontar sin ningún apoyo. Por suerte varios amigos se las ingeniaron para ayudarla a financiar ese gasto lo más que pudieron. O el de una chica universitaria a quien sus amigas decidieron apoyar recaudando fondos y entregándoselos como una sorpresa, para ayudarla a terminar sus estudios. O el de un muchacho, profesor de colegio, cuya hermana cayó víctima del cáncer y sus amigos y colegas organizaron conciertos y fiestas pro fondos para ayudar a costear tan violenta y cara enfermedad.

Polladas, fiestas o funciones de teatro pro fondos, rifas, colectas. Para algunos extranjeros estas actividades son una sorpresa. A veces, porque provienen de sociedades donde ganan bien y tienen ahorros, en otros casos porque el estado financia el sistema de salud y la mayoría de ciudadanos están protegidos, en otros porque conseguir préstamos para estudiar es parte del sistema educativo, o simplemente porque no existe la idea de pedir ayuda si la necesitan y menos de intervenir en la situación financiera de alguien que no ha solicitado apoyo.

Cuando oí que la pollada se había hecho conocida internacionalmente como «chicken party» me causó gracia. Ahora, además de simpático e interesante, me conmueve. Porque no se trata solo del ingenio de la persona que se recursea para conseguir lo que necesita, sino también la generosidad de quienes la rodean, que no solo están dispuestos a comprar un boleto, sino que además ponen el hombro para que el evento sea un éxito. Y lo hacen de buena onda, disfrutando de la idea de aliviar la preocupación de alguien que lo necesita. Porque saben, además, que la vida da muchas vueltas y que algún día quizá sean ellos quienes lo necesiten. Y muchos estarán ahí para apoyarlo y compartir ese momento de solidaridad con alegría.

Me parece emocionante la cantidad de veces en que estos eventos, desde «chicken parties» hasta fiestas pro fondos, no los organiza la persona en necesidad sino sus amigos y seres queridos, que se ponen de acuerdo para juntos ayudar y aliviar en algo el estrés de cargar solo con el elefante de la deuda, para que pese menos y logre salir de ese problema.

En enero de este año, algunos medios locales dieron a conocer el artículo de “The Guardian” donde se resaltaba nuestra peruanísima pollada. Y en estos tiempos donde nos encontramos mareados de tanta violencia y corrupción –que podría empujarnos hacia la desesperanza–, debemos hacer esfuerzos por alimentar las cosas buenas que tenemos y tomar conciencia de virtudes que nos caracterizan como la solidaridad, la calidez y la alegría. Esto no significa dorar la píldora, significa abrir los ojos, ver y estar orgullosos de lo valioso que tenemos. Y esforzarnos por sembrar más de eso juntos. Solos salir adelante es más difícil, pero unidos no resulta solo posible sino, como en las «chicken parties», mucho más sabroso.

 

 

 

Natalia Parodi: Las malas noticias

¡ También te gustará !

Natalia Parodi: Las malas noticias

Una amiga me dijo: “no se trata de esperar a que pase la tormenta, sino de aprender a bailar bajo la lluvia”

Verónica Linares:

¡ También te gustará !

Verónica Linares: "Flores para Mercedes"

Basta de creernos sensibles y pensar que con unos chocolatitos vamos a pasar por alto que nos crean invisibles

Elda Cantú: Beyoncé y la infidelidad

¡ También te gustará !

Elda Cantú: Beyoncé y la infidelidad

«Beyoncé hizo de su rabia un motivo para hacerse mejor, más fuerte, más popular y más adinerada», dice Elda Cantú.

Natalia Parodi:

¡ También te gustará !

Natalia Parodi: "La caja de la nada"

En los compartimentos cerebrales de los hombres, hay una muy querida por ellos: la caja de la nada

Verónica Linares:

¡ También te gustará !

Verónica Linares: "Tres años"

Fabio ha logrado destruir mis muros de protección. Antes me sentía capaz de aguantarlo todo. Hoy soy diferente