Natalia Parodi: “Amores lejanos”

La presentadora de TV  habla sobre los amores a distancia y que cada vez son más frecuentes  

Natalia Parodi: “Amores lejanos”

Natalia Parodi (Foto: Miguel Carrillo)

El amor a la distancia siempre ha tenido mala fama. Unos temen la infidelidad. Otros lo consideran una fantasía y no una realidad. Tal vez por eso quienes se aventuran a amar a la distancia encuentren difícil aceptarlo públicamente. Pero igual muchos se arriesgan y usando smartphones, Whatsapp, Facebook, videollamadas, además de la posibilidad de cruzar el planeta en doce horas, encuentran la forma de sentir cercana a la persona que está lejos.

Por estudios o por trabajo, o por ser de países distintos y ser flechados inesperada y absurdamente en una discoteca, lo cierto es que muchas personas se permiten ilusionarse, confiar, y disfrutar de una relación donde quererse sin tocarse y vivir extrañándose será el pan de cada día.

Conozco varios casos así. Tengo un amigo holandés que vivía en Japón y conoció ahí a una joven turista china, que vivía en Noruega. En una semana se enamoraron. Luego ella tuvo que volver a su vida en Europa y él se quedó en Japón continuando sus estudios. Pero siguieron llamándose, visitándose, esforzándose por alimentar la conexión que sentían y continuar a pesar del continente que los separaba. De esto hace cuatro años. Cuando se casaron fui testigo de la admiración, complicidad y cariño que los une. Acaban de tener a su primer hijo y alistan maletas para irse a vivir a Brasil. Ahora los kilómetros los recorren juntos.

¿Por qué desconfiar de las relaciones a distancia? ¿Acaso las historias en la misma alcoba no fracasan? Hay parejas que viven juntas y lo único que miran son las pantallas de su celular. Y hay otras que sólo pueden verse a través de las mismas pantallas. Es imposible saber cuál será la fórmula correcta porque el amor no es una ciencia. Pero una relación a distancia es una gran prueba de voluntades y puede ser que eso sea un buen filtro. Y quizás, sí, sea algo loco, tonto y absurdo. ¿Pero se tiene que ser siempre cuerdos, inteligentes y lógicos en el amor?

Cualquiera que esté enamorado es vulnerable. Pero yo creo que los tímidos logran historias tibias. Es verdad que no todas las relaciones a distancia sobreviven, pero varias sí y algo podemos aprender de ellas. Quizás darse cuenta de lo frágil que es la relación a distancia haga que seamos más cuidadosos. Se necesita paciencia si pelean y no pueden reconciliarse con abrazos y besos; confianza si te dice que no te llamó porque el celular se quedó sin batería; y fortaleza para volver a una casa vacía al final del día. Pero estas dificultades invocan creatividad, erotismo y capacidad de sorpresa. Obligan a expresarse, a prestarse atención y a valorar los detalles. Grandes virtudes en el amor: de lejos o de cerca.

Puedes leer la columna de Natalia Parodi y más notas interesantes todos tus domingos con Semana VIÚ!

Alimentos afrodisiacos: ¿Verdad o mito?

¡ También te gustará !

Alimentos afrodisiacos: ¿Verdad o mito?

Se dice que los llamados alimentos afrodisiacos tienen la capacidad de estimular el apetito sexual. ¿Será cierto?

Usando Photoshop, esta mujer se inventó por 4 años un novio

¡ También te gustará !

Usando Photoshop, esta mujer se inventó por 4 años un novio

Jill Sharp es denunciada por robo de identidad y acoso. Usó Photoshop para aparentar que estaba en una relación

Cuando ella gana más que él: Estudio comprueba triste verdad

¡ También te gustará !

Cuando ella gana más que él: Estudio comprueba triste verdad

Estudio concluyó que el 32% de hombres estaría dispuesto a pedir el divorcio si percibiera un sueldo menor que su pareja

10 claves de una relación amorosa exitosa y duradera

¡ También te gustará !

10 claves de una relación amorosa exitosa y duradera

Una de las claves para que una relación funcione es mantener el respeto sobre todas las cosas

La razón por la que una pareja discute de más, según estudio

¡ También te gustará !

La razón por la que una pareja discute de más, según estudio

Una investigación de la Universidad de California concluyó que la falta de sueño sería el desencadenante de muchas peleas