>

Siete zonas del cuerpo que nos vuelven locas cuando las besan

En el cuello. Un beso en el cuello es uno de los más sensuales que se pueden recibir y es capaz de calentar el ambiente en solo segundos. La sensación que nos da es una extraña combinación entre cosquillas y placer que nos encanta. (Foto: Getty Images)

1 de 7

Un beso es especial y dice mucho, especialmente si tomamos en cuenta el lugar donde lo recibimos. Este simple contacto puede pasar de ser tierno y romántico a intenso y seductor en solo segundos, elevando la temperatura del encuentro hasta el cielo.

En el Día Internacional del Beso quisimos dejar de lado un poco el romance y darles una connotación más candente. Y es que una mujer necesita que la besen no solo en los labios sino en otras partes, algunas de ellas capaces de ponernos los pelos de punta.

Estos son siete de los lugares más excitantes que nos encantan que sean besados.

Alimentos afrodisiacos: ¿Verdad o mito?

¡ También te gustará !

Alimentos afrodisiacos: ¿Verdad o mito?

Se dice que los llamados alimentos afrodisiacos tienen la capacidad de estimular el apetito sexual. ¿Será cierto?

Usando Photoshop, esta mujer se inventó por 4 años un novio

¡ También te gustará !

Usando Photoshop, esta mujer se inventó por 4 años un novio

Jill Sharp es denunciada por robo de identidad y acoso. Usó Photoshop para aparentar que estaba en una relación

Cuando ella gana más que él: Estudio comprueba triste verdad

¡ También te gustará !

Cuando ella gana más que él: Estudio comprueba triste verdad

Estudio concluyó que el 32% de hombres estaría dispuesto a pedir el divorcio si percibiera un sueldo menor que su pareja

10 claves de una relación amorosa exitosa y duradera

¡ También te gustará !

10 claves de una relación amorosa exitosa y duradera

Una de las claves para que una relación funcione es mantener el respeto sobre todas las cosas

La razón por la que una pareja discute de más, según estudio

¡ También te gustará !

La razón por la que una pareja discute de más, según estudio

Una investigación de la Universidad de California concluyó que la falta de sueño sería el desencadenante de muchas peleas