Las alergias más comunes en mascotas

Nuestros perros y gatos están expuestos a peligrosos alérgenos tanto en la comida como en rociadores y el medio ambiente

Las alergias más comunes en mascotas

Una buena forma de prevenir que tu mascota empeore el área afectada por la alergia es colocándole un cono.

 

Tal como sucede con los seres humanos, los animales también pueden tener reacciones alérgicas a ciertos alimentos, substancias y/o elementos del medio ambiente. Esto ocurre cuando su sistema inmunológico cree erradamente que algo es dañino para su cuerpo, lo cual provoca una respuesta que genera anticuerpos que activan una serie de síntomas potencialmente peligrosos.

Las señales más comunes asociadas con reacciones alérgicas son:

-Erupciones en la piel

-Picazón

-Estornudos

-Inflamación de oído

-Pelaje dañado, pérdida de pelo o lana

-El animal se lame obsesivamente

-El animal se muerde las patas con demasiada frecuencia

Otros síntomas incluyen náuseas, urticaria, diarrea, gases y vómitos.

De identificar alguno de estos síntomas, es fundamental que la mascota sea llevada al veterinario. Mientras más esté expuesta al alérgeno, más severa será la reacción. Incluso si los síntomas son leves al inicio, estos pueden llegar a ser mortales.

En los felinos la comida es la tercera razón más común de alergia, la primera es alergia a mordedura de pulga y la segunda, por inhalación de substancias tóxicas.

Si bien la comezón es el síntoma más común -afecta principalmente cuello y cabeza-, entre 10 y 15% de los gatos expuestos a un alimento que les genere alergia sufrirá problemas gastrointestinales cómo vómitos y diarreas.

Cuando se trata de perros, los alimentos que causan alergia con más frecuencia son:

Cerdo, conejo, carne de res, pollo, cordero, huevos, maíz, soya, trigo o lácteos.

Es altamente probable que si un perro es alérgico a uno de estos ingredientes, también lo sea a otros. Y ojo con los genes pues hay razas más propensas que otras a generar alergias, como los Pug, Boston Terrier, Schnauzer, Bóxer, Golden Retriever, Labrador y la familia de los Buldog. Ellos suelen alimentarse de alimento hipo alergénico, previamente recetado por su médico veterinario.

En cuanto a los gatos, la fuente de proteína más común incluye carne de res, cerdo, cordero, pollo, pavo y huevos. Los vegetales más usados en comida balanceada de gatos son trigo, cebada y maíz.

En ambos casos, tanto para perros como para gatos, el médico veterinario someterá al animal afectado a una dieta de descarte con la esperanza de detectar qué alimento está causando la reacción alérgica. Por ejemplo, se le da de comer al perro solamente pavo y camote. Si no hay reacción alguna, se le va agregando ingredientes a su plato hasta que salte un síntoma.

Esto requiere de mucha paciencia del propietario de la mascota y también del animal, aunque sea absolutamente inconsciente de ello.

Si después de todas las combinaciones posibles la mascota sigue presentando síntomas de reacción alérgica, es posible que la fuente sea algo que está en el ambiente, como polen, caspa, alguna tela o medicación.

La buena noticia es que a diferencia de décadas atrás, hoy la oferta tanto de información como de alimentos alternativos es mucho mayor, lo cual ofrece mayor cantidad y calidad de herramientas para afrontar el problema.

 

ALGO MÁS

Edad. La mayoría de alergias se desarrollan entre el primer y tercer año de vida. Si no se tratan, podrían agravarse en la vejez.

Signos. Los perros que sufren de alergia por inhalar compuestos suelen estornudar, toser o tener los ojos llorosos.

Prevención. Una buena forma de prevenir que tu mascota se siga mordiendo, lamiendo o rascando el área afectada por la alergia es colocarle un cono alrededor del cuello.

 

*Esta nota se realizó con información de Lucero Yrigoyen M.Q.,  www.cesarsway.com y http://www.vet.cornell.edu


Tags relacionados

perros

Gatos

mascotas

Alergias