¿Cómo ayudar a un animal en apuros?

Una guía completa de sabios consejos que te ayudarán a mantener la calma y ser inteligente en caso decidas auxiliar y acoger

¿Cómo ayudar a un animal en apuros?

Es importante tomar en cuenta que un animal extraño, herido, enfermo y/o asustado es impredecible,

 

Por Andrea Carrión / WUF

En nuestro país es muy común ver perros y gatos andando solos por las calles. Muchas veces se trata de animales que están en buen estado y que probablemente sean mascotas que salen a dar una vuelta por el barrio.

Pero ¿qué sucede cuando claramente el animal está desorientado, enfermo, herido o en peligro de ser atropellado? ¿Cómo hacer para ayudarlo sin perjudicarlo en el intento?

Aquí compartimos una lista de consejos de expertos para rescatar un animal y no frustrarse en el intento.

 

Evita accidentes

En el caso de ver a un animal en una situación de peligro, lo primero que se recomienda es mantener la calma y pensar claro. Si estás manejando, mira a tu alrededor antes de frenar, activa las luces de emergencia, detén el auto en un lugar seguro y usa conos de seguridad. Toma en cuenta que un animal extraño, herido, enfermo y/o asustado es impredecible, el solo abrir la puerta del auto y ver que te acercas puede espantarlo y hacerlo correr en dirección a la pista.

 

Gana su confianza

A veces no es muy fácil atraparlos porque tienen miedo. Por lo regular, los rescatistas usan comida para ganar su confianza y pueden reaccionar inmediatamente o tardarse horas en acercarse. Cuando la situación es extrema, incluso se puede mezclar gotitas tranquilizantes en la comida y pedir ayuda para atraparlo. El efecto del tranquilizante tarda hasta 30 minutos en actuar, así que se recomienda paciencia, estar bien atento a dónde va el animal y crear una barrera para evitar que vaya muy lejos.

 

Al atraparlo

Una vez que la situación está bajo control, usar una correa, una soga o un pedazo de tela para asegurar al animal. Sé precavido y ponte a una distancia que te proteja de posibles mordeduras o arañazos. Háblale con cariño y calma, asegúrate de que te vea en todo momento o no dejes de lado la comida. Si estás en medio o al lado de la pista, trata de que los autos se desvíen o que se detengan, especialmente si el animal está herido.

Si estás en auto, trata de convencerlo para que suba, pero antes pide ayuda, ya sea a alguien cercano o a las autoridades. Un animal rescatado puede ser agresivo. En el caso de los gatos, estos pueden esconderse debajo del asiento y puede ser peligroso extraerlos.

Visita al veterinario

Si logras que el animal suba al auto o que se deje trasladar sin problemas, llévalo a la veterinaria municipal para reportar que lo has encontrado. Muchas veces están llenas y no te permiten dejarlos ahí, pero al menos toman tus datos y los del animal. También es bueno reportarlo con Serenazgo.

Luego se recomienda visitar las veterinarias de la zona, no solo para ver si alguna lo reconoce, sino también para que un médico veterinario lo examine. Existen varias que cobran costo social y apoyan a las personas que rescatan animales.

 

Buscar al dueño

Si no has tenido suerte en encontrar a su dueño, es necesario tomarle fotos al animal y publicarlas con información sus características físicas en lugares públicos -redes sociales, murales en establecimientos públicos, parques, postes- para que ésta sea compartida. Para que organizaciones o individuos que manejan páginas en redes sociales (Facebook, por ejemplo) tengan la facilidad de compartir el caso, se recomienda compartir la información a través de un enlace (link), esto facilita el seguimiento del caso, ya que si se publica varias veces la foto, se puede perder la información.

 

Equipo de rescate

Si eres de aquellos dispuestos a ayudar a un animal en apuros, por qué no tener en el auto artículos que te hagan la hazaña más fácil. Recomendamos lo siguiente:

-Un teléfono y números telefónicos de autoridades, refugios y veterinarias que atiendan 24 horas.

-Una caja o una jaula transportadora de animales.

-Collares y correas.

-Una frazada gruesa, guantes, recipiente para agua y agua.

-Comida atractiva, como atún (en lata abre fácil) o comida seca.

-Un kit de primeros auxilios.

 

¿Y si no hay dueño?

Nunca perder la calma, siempre hay gente dispuesta a ayudar, sea un albergue, temporal, donaciones, comida, etc, lo fundamental es no dejarlos solos en la calle. Si en algún momento dudas en ayudar al animal, piensa en cómo quisieras que actúe una persona si encuentra a tu mascota en problemas.  

Si piensas conservar al animal, antes de llevarlo a casa agota todas las posibilidades para encontrar a su dueño –esto incluye revisar si tiene un microchip. Si nadie lo reclama, toma en cuenta lo siguiente: que no esté enfermo, tomar las precauciones necesarias si tienes otras mascotas, estar seguro que puedes cuidar bien de él y asegurarte también que otros miembros del hogar estarán de acuerdo con adoptarlo y tenerlo en casa.

Un último consejo de grupos rescatistas, si eliges no recoger al animal por no tener dónde llevarlo, no publiques la dirección exacta en donde se encuentra pues muchas personas se los llevan para reproducirlos.

 

*Artículo redactado con información de Voz Animal Perú y The Humane Society de los Estados Unidos.

 

andrea@wuf.pe