¿Cómo lidiar con el embarazo psicológico de tu mascota?

Esta situación es normal en las mascotas no esterilizadas, pero hay que estar pendientes de sus síntomas

¿Cómo lidiar con el embarazo psicológico de tu mascota?

Si esta situación se presenta seguido, es posible que el veterinario te recomiende la esterilización.

 

Una mascota no esterilizada puede tener todos los síntomas de una futura mamá sin estar gestando, un estado conocido como falsa preñez.

El veterinario Pancho Cavero explica que se trata de una alteración que se presenta después del celo y que incluso la mascota puede desarrollar comportamientos maternos, como adoptar algún trapo o muñeco que cuidará y protegerá como si fuera su cría. También pueden tener hinchazón leve de las mamas o hasta abundante producción de leche.

Otras alertas de la falsa preñez es el aumento de peso y apetito, la búsqueda de un lugar donde armar un nido, hacer pozos en el jardín, escarbar y rascar el piso, temor, llanto, inquietud, irritabilidad y vómitos.

Los síntomas varían en intensidad dependiendo de cada animal y no tienen porqué manifestarse todos. Y ojo, que la perra o la gata tenga una camada no supondrá más que un alivio momentáneo, en próximos celos podrían volver los embarazos psicológicos.

Si tu perra presenta falsa preñez, no te preocupes pues es normal. El veterinario Max Delgado comenta que este desbalance hormonal es pasajero y suele durar entre dos y tres semanas. Pero debes estar alerta. Su salud podría complicarse si produce abundante secreción láctea, pues corre el riesgo de tener mastitis.

Para mejorar los síntomas de falso embarazo en tu mascota, coloca paños fríos en sus mamas para inhibir la secreción de la hormona prolactina y reducir la producción de leche.

Si esta situación se presenta seguido, es posible que el veterinario te recomiende la esterilización quirúrgica o terapia hormonal para evitar complicaciones.

De acuerdo con la médico veterinario Briscia Janssen, de la Veterinaria SOS, la mayoría de hembras suele hacer falsas preñeces debido a desordenes hormonales. Esta condición puede complicarse y convertirse en piometra, una seria infección al útero. También se puede generar mastitis canina, una infección de las glándulas mamarias, o TVT (tumor venéreo transmisible), una enfermedad venérea que se encuentra principalmente en animales callejeros.

“Siempre tenemos perritas que vienen a consulta por alguna de estas situaciones. En el caso de la falsa preñez, les sale leche por los pezones y se comportan extraño, como si quisieran hacer un nido. Muchas veces ocurre en perras adultas mayores y con ellas la cirugía es bastante riesgosa. Resulta más fácil y seguro evitar esta situación esterilizándolas desde cachorras”, explica Janssen.

La cirugía de esterilización es bastante sencilla, requiere de anestesia general y la recuperación dura en promedio tres días. En el caso de los machos, los cuales son sometidos a una castración, el procedimiento es más sencillo aún y el tiempo de recuperación es menor. En ambos casos se recomienda hacerlo entre los 6 y 12 meses de edad.

La sugerencia de esterilizar o castrar no solo pasa por prevenir infecciones y/o enfermedades, también tiene que ver con el control de la natalidad, particularmente en un país donde existen más de 6 millones de perros y otro tanto de gatos viviendo en las calles en total desamparo.

 

*Nota elaborada con información tomada de la edición digital de Viú

*Si estás interesado en adoptar un perro, ingresa a wuf.pe


Tags relacionados

mascotas

perros

Gatos

embarazo