Cómo sumar una nueva mascota al hogar

Los encuentros entre perros nuevos son impredecibles. Aquí una lista de consejos que te harán entender mejor esta situación

Cómo sumar una nueva mascota al hogar

Siempre es importante que en el primer encuentro ambos animales estén con correa y sean supervisados de cerca.

 

Por Jessica A. Brocos Duda

CMVP 7881

 

Con la llegada de una nueva mascota existe un periodo de ajuste y transición. En algunos casos el encuentro puede ser inesperadamente armónico, pero en otros puede resultar caótico al no haber química entre ambos animales. En ambos casos se presentarán situaciones nuevas que probablemente nos sorprendan por no entender bien la conducta de los animales. Para llenar esos espacios en blanco, a continuación la veterinaria y etóloga Jessica A. Brocos comparte esta lista de consejos.

 

- Antes de introducir una mascota nueva a la familia, es fundamental que te asegures de que esté sana y con todas las vacunas al día. Es importante además que esté desparasitada –con sus exámenes fecales negativos- y que esté libre del pulgas y garrapatas. El veterinario indicará qué otros exámenes se le puede realizar que garanticen un ambiente sano y adecuado para todos los miembros del hogar.

- Podría suceder que la mascota antigua se esconda de la nueva o, de lo contrario, que esté detrás de ella. Algunas veces la mascota original puede presentar comportamientos de búsqueda de atención, como ladrido, robo de objetos, acosar a la nueva mascota, eliminación inapropiada, entre otros. Por ejemplo, las mascotas que están pasando por el periodo de madurez social podrían retroceder y presentar comportamientos de cachorro. Este tipo de comportamientos se considera normal siempre y cuando se regularice en un par de semanas (entre 1 y 2 semanas). En caso este comportamiento se extienda o las mascotas se vuelvan agresivas, o si presentan alteraciones más severas como trastornos alimenticios, entre otros, se sugiere buscar asesoría etológica.

- Sobre la introducción, se recomienda realizarla en un lugar neutro (en un parque, por ejemplo). Por seguridad, ambas mascotas deben estar con correa. Al aproximar a las mascotas, lo que se busca es que el primer encuentro sea una experiencia agradable para ambas. Podemos ayudarnos con galletas o comida y premiar a las mascotas cuando estén calmadas. Se recomienda hacerlo bajo este estado de ánimo para reforzar el comportamiento de calma. Además, se recomienda que la nueva mascota conozca la casa cuando la mascota antigua esté fuera. Esto para que pueda familiarizarse en el nuevo ambiente.

- Luego de un encuentro exitoso en el lugar neutro, se procede a realizarse dentro de la casa. Siempre ambas mascotas deben llevar correa y la introducción debe ser gradual y controlada. Además, antes de traer a la nueva mascota, debemos asegurarnos que los objetos de valor de la mascota original (cama, juguetes, platos de comida) sean colocados en un lugar seguro y alejado de la nueva mascota. Esto, a fin de prevenir un problema por acceso de recursos. 

- La aproximación será con ambas mascotas con correa, y poco a poco. Dejemos que la mascota original explore a la mascota nueva, pero estemos al tanto del lenguaje corporal para poder anticipar cualquier conflicto.

- A la hora de alimentarlos debemos hacerlo en platos separados y lo suficientemente alejados para evitar cualquier conflicto. Todas las interacciones deben darse de manera controlada y teniendo en cuenta siempre el lenguaje corporal de nuestras mascotas.

- Como regla general, debemos mantener la misma rutina en la mascota original. Es decir, debe tener acceso a las mismas áreas de la casa. La idea es no variar esto para evitar angustias en esta mascota.

- La nueva mascota debe ser colocada en una zona neutral de la casa con todo lo que necesite (juguetes, cama, agua, etc). Es importante que no coloquemos a la nueva mascota en un área que sea altamente deseable para la mascota antigua, como por ejemplo el dormitorio del dueño o cualquier lugar donde la mascota suele pasar tiempo con el protector o donde la mascota prefiere descansar. Si colocamos a la nueva mascota en áreas altamente deseables sólo ocasionaremos que la antigua mascota experimente ansiedad.

 

* Jessica A. Brocos Duda es médico veterinario de la clínica veterinaria ETOVET.