La piel de tu mascota también sufre con el sol

Los rayos UV pueden causar desde manchas hasta amputaciones y quimioterapia. Conoce qué hacer para evitar daños irreversibles

La piel de tu mascota también sufre con el sol

El Perro Peruano es una de las razas más sensibles a los efectos de los rayos ultravioleta.

La piel de tu mascota también sufre con el sol

 

Por Andrea Carrión / WUF

El verano trae días que invitan a pasar horas al aire libre y así como las personas debemos de tener cuidado con los efectos del sol sobre nuestra piel, también debemos de tenerlo con nuestras mascotas.

La médico veterinario Francesca Tassi señala que los animales poco pigmentados como los de pelaje blanco y los alvinos son los que están más expuestos a desarrollar lesiones en la piel por los rayos ultravioleta, especialmente en las orejas, nariz y zonas donde haya piel despigmentada, como por ejemplo, la barriga.

En el caso de los perros, los de raza sin pelo o poco pelo como el Perro Peruano, Boxer, Bull Terrier, Dálmata y Pointer son los mas predispuestos a tener problemas de piel debido al sol. Entre los perros de raza mixta, los de pelo blanco y nariz rosada son los más expuestos.

 

¿A qué estar alerta?

Manchas blancas en la piel pueden ser una señal de reacción fototóxica. También suelen aparecer en forma de escamas o ronchitas, las que pueden confundirse con una picadura. El riesgo de dejarlas sin tratar es que se conviertan en una úlcera y, eventualmente, en cáncer.

 

¿Qué hacer?

-Evitar sacarlos a pasear entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde, horas en las que los rayos del sol queman con más fuerza. En caso sea indispensable, buscar zonas con sombra y sacarlos pocos minutos, lo necesario para que hagan sus necesidades.

-Usar bloqueador solar. Tener cuidado con las cremas que contienen óxido de zinc pues se ha visto reacciones de toxicidad en algunos perros. Antes de aplicarla, es importante leer bien el contenido de los ingredientes. Lo ideal es usar bloqueadores para bebé con FPS mayor a 30 y resistentes al agua. También hay preparados especiales para perros que se venden en las veterinarias.

-Colocar el bloqueador en la punta de las orejas, párpados (poco y con cuidado), nariz, labios, tronco (de no haber pelo) y barriga. A muchos perros les encanta tomar sol panza arriba y eso puede ser un problema.

-¿Cómo evitar que lama la crema? Colocársela apenas lo sacas a la calle, ahí estaría distraído y más enfocado en pasear.

-Cuidado con cortarles el pelo o raparlos. Hay perros que necesitan un corte o rapado como parte una terapia, pero ten cuidado si lo haces por otro motivo. El pelo es una capa protectora y al quitarlo, será más fácil que cualquier agente extraño haga una lesión en la piel que queda expuesta.

-No dejarlos en el techo. Si no tienes otra opción, instala un techito o carpa que les de sombra. Y cuidado con las casitas chicas y cerradas, bajo el sol más que un refugio pueden convertirse en hornos.

-Una dieta balanceada siempre ayuda a tener un perro sano y mejor protegido.

 

Si el sol ya causó una lesión en la piel de tu perro, debes de estar muy atento pues lo primero que hará para calmar la picazón es lamerse y rascarse, y esto puede provocar una infección secundaria pues estará llevando bacterias a la piel expuesta.

 

Tassi explica que con los gatos el tema puede ser más complejo porque si bien no salen a pasear (en la gran mayoría de casos), a ellos les gusta echarse al sol.

“Los veterinarios vemos con mucha frecuencia carcinoma (tipo de cáncer) de las células escamosas originado por los rayos UV. Muchas veces vemos costras en nariz y orejas, y se confunde con hongos, pero en realidad son tumores. A veces está en un estado tan avanzado que es necesario amputar”, comenta Tassi.

Ponerle bloqueador a un gato es más difícil que con un perro pues una de las actividades favoritas de los felinos es lamerse. De todas formas no está de más proteger sus orejas, párpados, nariz y labios

“Aunque lo mejor es no dejar que se expongan demasiado”, dice Tassi.

Un cáncer avanzado puede requerir la amputación de la zona afectada y quimioterapia, si es muy agresivo.

“La mayoría de las personas se sorprenden cuando se enteran que su mascota tiene una neoplasia(*). Normalmente no saben que el sol puede causar tanto daño y te dicen ‘pero si no se expone al sol’, y muchos tratan de excusarse”, señala Tassi. “Y como en todos lados, hay los que siguen al pie de la letra las recomendaciones y también están los que se van y no vuelven más”.

Tassi señala que es importante que nuestras mascotas reciban rayos del sol debido a la vitamina D, pero que igual es fundamental ponerle bloqueador en las zonas más sensibles y no dejar que se expongan demasiado tiempo.

 

Con otras mascotas como los conejos y los mini pigs la dinámica es similar; cubrir con bloqueador de uso veterinario o para niños la nariz, las orejas y otras zonas de piel sensible al sol. En estos casos lo mejor es consultar antes con un médico veterinario experto en animales exóticos.

 

 

(*) Neoplasia: formación anormal en alguna parte del cuerpo de un tejido nuevo de carácter tumoral, benigno o maligno.

 

Francesca Tassi es médico veterinario (CMVP 8358) de la clínica veterinaria San Miguel, ubicada en el distrito de San Miguel.