Animales y música: una fórmula que ayuda en todas las edades

Niños y niñas se alejaron de aparatos electrónicos y se conectaron con su esencia

Animales y música: una fórmula que ayuda en todas las edades

Claudine Bartschi y la Labrador Viruta acompañan a Renzo y Adriana durante la sesión.

Las espantosas rabietas, los aventones de comida por las paredes y la indiferencia de su hijo Mateo con la vida llevaron a Cristal Chumpitaz a visitar a un médico. Varios exámenes más tarde, el pediatra sugirió que el niño podría tener autismo. Cristal y su esposo se alarmaron, pero no cruzaron los brazos.

Esta madre primeriza, residente de Villa El Salvador, se zambulló en Google en busca de opciones y fue así que dio con algo que nunca había visto: terapia asistida con animales.

Hace unos días encontramos a Cristal y Mateo, de 2 años de edad, tocando instrumentos de viento y percusión junto a otros tres niños y Viruta, una perra de 7 años entrenada para asistir en sesiones de terapia.

Se trataba del taller para niños y niñas El juego de los sonidos, el que combinó la terapia con animales y la música. De forma conjunta, la psicóloga Claudine Bartschi y el músico y comunicador Fred Clarke dirigieron las actividades que durante tres horas estimularon la creatividad y sensibilidad no solo de los niños, sino también de sus padres.

Bartschi, Directora de la Asociación Bocalán Perú y especialista en psicología infantil y terapia asistida con animales, explica qué hay de especial en los animales que una y otra vez han demostrado tener propiedades terapéuticas.

“Ellos nos recuerdan quiénes somos, nos reconectan con la naturaleza y con nuestra esencia, nos enseñan el amor incondicional”, explica Bartschi. “Uno suele llegar a casa cargado de estrés y el animal, al recibirte moviendo la cola, te invita a pasar un momento bonito, entonces la persona naturalmente se relaja”.

Clarke agrega que si a eso le sumamos música, los beneficios que ofrece la sesión se multiplican.

“La música y los sonidos nos ayudan a armonizarnos internamente, a relajarnos, a alinear nuestra energía y canalizarla creativamente, siendo una gran ayuda en el desarrollo y salud integral”, dice Clarke. “Muchos padres de familia están viendo la necesidad de alejar a sus hijos de la televisión, los videojuegos... Ahora mismo en el taller un niño llegó diciendo ‘Quiero mi Play Station’, los padres respondiendo ‘Te hemos traído justamente para alejarte de eso’”, añadió.

La Asociación Bocalán Perú es una institución sin fines de lucro que ayuda a niños y personas de todas las edades con discapacidad y/o habilidades diferentes a través de la Terapia Asistida con Animales y el Perro de Asistencia, y la Formación de Profesionales en Terapia Asistida con Animales.

Según Bartschi, en el caso de los perros, cualquier tipo puede servir para terapia, sea de raza pura o de raza mixta.

“Buscamos ciertas características en el animal como, por ejemplo, que sea balanceado, altamente dócil y que el tipo de educación y entrenamiento que recibe sea óptimo. Aquí trabajamos con Labradores y Golden Retrievers, pero también tenemos otros perros que nos apoyan, entre ellos dos perros rescatados”, señaló Bartschi. “Lo especial en los labradores es que son los eternos adolescentes y siempre están dispuestos a jugar y aprender, eso nos facilita el proceso de entrenamiento, pero cualquier perro puede llegar a ese nivel”.

Dentro del espectro autismo, la música y los animales ayudan a la persona afectada a conectar con su sonido y ritmo interior, fortaleciendo así sus habilidades en todas las áreas del desarrollo.

“Hace cuatro semanas que llegamos a Bocalán en busca de ayuda pues la situación con mi hijo me estaba generando mucha ansiedad y yo se la estaba transmitiendo a él”, comentó Cristal. “Aquí aprendí a dejarlo disfrutar con cosas simples como la música y jugar conmigo en lugar de dejarlo enchufado a una tablet. Él me estaba necesitando a mí y yo no me daba cuenta”.