“La ehrliquia está rondando con fuerza”

Médico veterinario reporta aumento de erliquiosis canina tras altas temperaturas y debido a incremento de perros rescatados

“La ehrliquia está rondando con fuerza”

Los síntomas clásicos de la ehrliquia son fiebre, decaimiento, anorexia, postración, pérdida de peso. En casos avanzados se suele presentar pérdida de sangre en fluidos.

 

Por Andrea Carrión / WUF

La Dra. Patricia Valderrama lleva varios años atendiendo distintos tipos de animales y esta semana comentó estar especialmente preocupada por una enfermedad que pese a ser silente, puede ser mortal y ya viene afectando a varios perros en su comunidad.

Se trata de la ehriliquosis canina, causada por una bacteria que se transmite por la picadura de la garrapata. Además de ser una enfermedad que no presenta muchos síntomas al inicio, es contagiosa, no solo entre perros sino que además es zoonótica (contagia a humanos).

Cuando el perro ya está enfermo, se presentan problemas de coagulación, hepáticos y renales.

“Me preocupa sobremanera la ehrliquia. Pese a que ya hace frío, actualmente tengo unos 12 casos diagnosticados y en tratamiento, y la gente no le está prestando la atención que merece”, señala Valderrama. “El porcentaje de casos aquí en la clínica ha aumentado y eso que ésta no es una zona comercial. De los pacientes que regularmente vienen a sus controles, un 35% ha desarrollado ehrliquia, salvo una que otra excepción de pacientes nuevos”.

Uno de los factores tendría que ver con este aumento de casos es la resaca que deja el Fenómeno de El Niño. Éste es el momento en el que, tras el proceso de incubación, los casos recién se han presentando, no es inmediato.

Las altas temperaturas son el ambiente perfecto para que proliferen las garrapatas y en una zona como La Molina y Cieneguilla, zona en la que opera Valderrama, las áreas verdes en casas y parques, así como en matorrales y zonas baldías, son imanes de este ácaro (ectoparásito) que se alimenta de la sangre.

Otro factor tiene que ver con un aumento en el número de perros que están siendo rescatados de las calles, no solo por gente rescatista sino también por individuos que recogen al perro y lo llevan a su hogar. Esto expone a otras mascotas, en caso las haya.

“Tengo varios perros de casa que pese a ser bañados semanalmente y comer comida de primera, al vivir en zonas abiertas están expuestos a la garrapata. Cuando son pacientes recogidos o rescatados, la probabilidad de infección puede ser hasta de un 50%, y sin evidencia de enfermedad como tal. Y es que la probabilidad de que un perro tenga ehrliquia tras haber sido picado por una garrapata es del 50%”, asegura Valderrama.

 

Síntomas clásicos

Síntomas clásicos: fiebre, decaimiento, anorexia, postración, pérdida de peso. En casos avanzados se suele presentar pérdida de sangre en orina, heces y secreción nasal, moretones y palidez de las mucosas.

 

Recomendaciones

-La prevención es clave. En el mercado existen distintos productos de acción prolongada que mantienen al animal libre de pulgas, piojos y garrapatas.

-Si el perro vive en una casa con jardín o área verde amplia, es importante fumigar para evitar la infestación de garrapatas y otros parásitos externos. También es una buena idea aprovechar cuando acaricias a tu perro para revisar su pelaje y cepillarlo.

-Observar bien dónde juega y/o se revuelvca tu perro, no vaya a ser que se encuentra con alguna garrapata oportunista.

-Si el perro ha sido picado por una garrapata, a los 21 días se le debe de hacer un hemograma y 21 días después hacer otro control para descartar infección de ehrliquia.

-Según Valderrama, si un perro tiene alta cantidad de garrapatas y sus plaquetas están bajas, se asume que tiene ehrliquia y se debe de tratar con medicina.

 

Cómo retirar una garrapata

La forma correcta de retirarla es usando unas pinzas. Con éstas se sujeta la garrapata por su zona bucal, lo más cerca posible de la piel del animal, y evitar aplastar el cuerpo del ácaro. Una vez extraído, algunos recomiendan quemarla y otros recomiendan jalarla por el inodoro o el lavadero. En ningún caso se debe de aplastar a la garrapata estando aún sobre el cuerpo del animal pues en este momento podría producirse la inoculación de fluidos infecciosos o diseminación de huevos (en caso de hembra) desde la garrapata hacia el cuerpo del hospedador.

 

Un dato

Es muy difícil que un gato se contagie de ehrliquia debido a que este animal se acicala constantemente.

 

 

* La Dra. Patricia Valderrama es médico veterinario de la clínica Pet Feeling, ubicada en la Molina.