¿Y ahora? ¿Qué harás con tu mascota?

Tener animales en casa puede amargar la dulce espera. Poner límites y estar bien informado te alejará de las falsas creencias

¿Y ahora? ¿Qué harás con tu mascota?

El embarazo y la llegada de un bebe están entre las principales causas de abandono de mascotas.

 

Por Andrea Carrión / WUF

Es muy común escuchar de casos en los que mientras el recién nacido es bienvenido por la puerta principal de su nuevo hogar, la mascota es despedida de la misma por la puerta trasera.

Los albergues de animales ya están acostumbrados a las historias de gente que abandona a sus fieles amigos peludos debido a un embarazo o a la llegada de un bebé. En ocasiones las razones son bien justificadas, pero en la mayoría de veces la decisión radica en la ignorancia.

Las principales razones por las que muchos doctores recomiendan a las parejas embarazadas deshacerse de su mascota tiene que ver con tres motivos principales: las alergias que pueda generar el pelo del animal, con el hecho de que el juego brusco puede afectar al bebe o, si se trata de un gato, que éste podría contagiar de toxoplasmosis a la mujer gestante.

Otros motivos por los que algunas embarazadas deciden decirle adiós a su perro, gato o conejo es por carecer de tiempo, energía o salud para cuidarla durante esta etapa, o por creer que la casa quedará pequeña con bebe y mascota.

A esto se suma el pliego de opiniones de amigos y familiares basados, en su mayoría, en mitos y creencias recogidas de personas cuyos nombres ni recuerdan o de artículos que son copia de artículos cuyas fuentes podrían carecer de base.

Pocos son los que realmente conocen del tema. Una de estas personas es Piero Ravina, médico veterinario de la clínica Cuatro Patas.

“Las únicas razones por las que debería de salir la mascota de la casa ante la llegada de un bebe es por un cuadro alérgico severo o por agresividad del animal. Si estás pensando hacerlo por un tema de contagio, no es necesario deshacerte del animal, te aseguras de tener una buena higiene en el hogar y punto”, señala Ravina. “Muchos doctores hablan del riesgo de contraer toxoplasmosis cuando hay gatos en casa, pero la verdad es que es más probable que te contagies de eso comiendo chicharrón de chancho que estando cerca de tu gato. Mientras no se toque la bandeja higiénica del gato con la piel, no hay problema, la transmisión va por ahí”.

La infección en humanos de esta enfermedad puede provenir de estas cuatro fuentes:

-Transfusiones de sangre o trasplante de órganos sólidos.

-Tocar el excremento del gato.

-Ingerir tierra contaminada.

-Comer carne cruda o mal cocida de res, cerdo o cordero.

Aránzazu Goicochea es amante de los felinos y cuando salió embarazada de su primera hija, vivía con dos gatos, Rosina y Ronaldo. Recuerda que muchas personas le advirtieron del riesgo de contraer toxoplasmosis, pero antes de abandonar a sus hijos, se informó bien.

“Felizmente mi ginecólogo me tranquilizó. Él creció en el campo y no tiene estos miedos citadinos y mitos urbanos que la gente repite sin haberse informado bien. Mis gatos han dormido conmigo durante mi embarazo y nunca me contagié de nada”, comenta Aránzazu. “Si manipulas la pufi y te llevas la mano a la boca, puedes contraer la enfermedad, pero también hay otras fuentes. De hecho conozco gente que ha contraído la enfermedad sin haber tocado nunca en su vida a un gato”.

Los perros también suelen ser desplazados por la llegada de un bebe, afortunadamente no todos piensan igual.

Esta semana, en su columna semanal del blog Base Cuatro, la periodista Milagros Leiva habla, precisamente, de su embarazo y el futuro de su fiel amigo Harry.

En su primer párrafo comenta que más de una persona le ha dicho que cuando nazcan Joaquín y Antonia, Harry debe desaparecer de su vida porque las alergias podrían afectarlos. También le han dicho que cuando sus bebes lleguen, Harry dejará de ser su hijo lanudo y amado, y pasará a ser lo que es: un perro.

“Ya les expliqué a todos que yo sé que mi perro es un perro, pero lo siento, yo quiero mucho a los animales y más a mi mascota, y desaparecerlo de mi vida no está en mis planes. No me parece justo con él que me ha acompañado tanto de manera incondicional, no me parece borrarlo de mi vida cuando es el mejor guardián y el único que me avisa en dos segundos si es que existe un problema. No, Harry no se va”, sentencia Milagros.

Es comprensible que una pareja que está esperando un bebe tenga dudas acerca de su mascota, especialmente si son primerizos. Para Melissa Carrión y su esposo Piero Fumagalli, las preguntas pasan más por el tema de la reacción que tendrá su perro Benito cuando llegue su hermanita humana.

“Hemos hablado del tema pero todavía no hemos planeado nada. Sabemos que él es curioso y que querrá seguirnos a todas partes. Pienso que podría ponerse celoso, de hecho es un poco territorial con Piero, entonces no sé cómo será cuando venga la bebe”, comenta Melissa. “Lo que sí hemos logrado hasta ahora es que no se meta entre las sábanas y que duerma en la cocina. De hecho apuntamos a que deje de subirse a la cama, así que tendremos que empezar a enseñarle eso. Y si mi doctor recomienda que no entre al cuarto, pues ya veremos cómo hacer. Por obvias razones, le dedicaremos menos tiempo, pero sí trataremos de que no haya muchos cambios”.

Para María José Rivera, experta en comportamiento canino y fundadora de Dog Balance, es fundamental que antes de que nazca el bebe, la familia se informe y se preparare, y que le den al perro la posición que le corresponde.

“Es decir, enseñarle al perro que él no manda. Yo tendría control sobre los muebles y le haría saber que yo decidiré si sube o no a estos. Y lo mismo con el resto de la casa. También es importante enseñarle al perro que el bebe es intocable, pedirle respeto. ¿Cómo hago eso? Con espacio, pidiéndole que esté a no menos de un metro del bebe, al menos al principio”, explica Rivera. “Por otro lado, no puedes olvidarte de tu mascota, ésta necesita estructura, una rutina que mantener. Porque llegue un bebe a casa el perro no debe de pagar el pato, igual necesita comer, salir a caminar y jugar”.

El Dr. Ravina agrega que los beneficios de tener una mascota en casa superan ampliamente los riesgos y recomienda que para garantizar un ambiente sano y seguro para el bebe y la mascota, siempre es fundamental mantener al animal limpio, desparasitado, con su dosis de antipulgas y sus vacunas al día.  Eso evitará problemas en casa y abandonos innecesarios.

MÁS CONSEJOS

-Después de jugar o acariciar a tu mascota u otro animal, no te toques la boca y lávate las manos con agua y jabón. 

-No compartas tus recipientes con tu mascota.

-Si quieres estar más cómodo, puedes visitar al médico veterinario de tu mascota para realizarle análisis y así descartar cualquier enfermedad.

-El pelaje del animal es alérgeno para muchas personas, pero un cepillado constante elimina casi por completo el problema. Igualmente, es importante tener áreas determinadas donde nuestro perro o gato puede o no entrar. 

-En caso de tener gatos, encárgale a alguien que mantenga limpia su caja de arena, no es recomendable que la persona embarazada lo haga. De no haber otra opción, puedes usar guantes de goma, desecharlos tras la limpieza y lavarte bien las manos después. 

-Si tu mascota suele tirarse encima tuyo, empieza a educarlo para que deje de hacerlo marcando límites y premiándolo cuando te haga caso.

-Una mascota es una gran compañía para una mujer embarazada. Con un poco de ayuda, no tiene porque representar problema o peligro.