Negocios

El impacto de la tecnología en el liderazgo del siglo XXI

Los líderes del siglo XXI serán aquellos que lleven a sus organizaciones a dar el salto digital que necesitan

El impacto de la tecnología en el liderazgo del siglo XXI

En un contexto de permanente transformación como efecto de los constantes saltos tecnológicos, las organizaciones sufren cambios que repercutirán en sus resultados a largo plazo. No obstante, los impactos más importantes no se reflejan en los balances financieros sino en el estilo con el que las personas lideran las organizaciones, porque es el liderazgo de los ejecutivos el que permitirá que los colaboradores cumplan con los objetivos trazados. “Todas las personas  que conforman una empresa deben tomar decisiones en estas condiciones. Existe un elemento adicional que es la gran cantidad de información que se produce a cada minuto en nuestro planeta. Se calcula que el conocimiento humano se duplica cada dos años. Dentro de este escenario, la tecnología nos permiten analizar una inmensas cantidad de información rápidamente”, señala Paola Gibellini, profesora de Postgrado UPC, quien destaca que en estos momentos es más difícil liderar porque se trata de tiempos de globalización, de saber adaptarse a diferentes culturas, en los que el líder del siglo XXI debe tener habilidades para motivar a otros desde cualquier parte del mundo. 

En este sentido, los líderes pueden convertirse en barreras o en promotores del cambio. Es decir, quienes harán que la empresa avance al futuro o que se extinga. Según Guibellini, las competencias más importantes de un líder en un contexto de globalización son:

1. Auto administración

2. Aplicación de la pericia técnica

3. Administración de personas y tareas

4. Comunicación

Para Gibellini, la tecnología, en las condiciones actuales, es una herramienta fundamental para la toma de decisiones, manejo de equipos y flujo de información. “El mercado exige organizaciones flexibles, ágiles en sus cambios y toma de decisiones. Donde los productos y los insumos son cada día más rápidos en rotación. Hoy aparecen y a los días o semanas desaparecen. Cada día es más extraño ver un producto que tenga años en el mercado, porque las empresas ya no fabrican lo mismo todo el tiempo sino que están en constante innovación e integración de procesos”, explica la experta.

HORIZONTALIDAD Y TOMA DE DECISIONES

En el marco las estructuras verticales tradicionales, que requieren que las decisiones pasen por varios estamentos o filtros antes de ser aprobadas, muchas veces es el CEO el que debe tomar casi todas las decisiones importantes de la compañía. Esta práctica, evidentemente, resta competitividad, porque es imposible que el líder esté al tanto de las acciones que ejecutan los diferentes departamentos que integran la organización. Por ese motivo,  en la actualidad, las empresas han creado organigramas más horizontales, que propician el liderazgo de cada una de las posiciones para la toma de decisiones rápidas. “Esto permite que los nuevos productos salgan más rápido al mercado, que las innovaciones se compartan a más velocidad entre las diferentes áreas de la organización o que las decisiones de inversión en bienes de capital se tomen con más eficiencia para ahorrar costos”, afirma Gibellini.  

Según el libro “Driving Digital Transformation: new skills for leaders, new role role for the CIO”, publicado por Harvard Bussines Review, no existe duda de que se necesitan más líderes capacitados para dar el salto digital. Sin embargo, explica el libro, se necita formar CIO’s (Chief Digital Officer ) y CDO’s (Chief Information Officer) con habilidades para compartir el conocimiento dentro de las empresas, porque la transformación digital, más que digitalizar los procesos de la empresa, representa un cambio en la cultura corporativa de la organización. “La transformación digital no es ese informe de la consultora que irá a parar al cajón de un escritorio, el conocimiento que se queda en la mente de un CIO brillante al que el resto del equipo no accede o aquel departamento de sistemas que solo se dedica a reparar las computadoras. Este proceso exige un cambio en la mente de los trabajadores, a través de líderes que sepan como comunicar la importancia de esta transformación”, explica el texto.

Para José de la Peña, director del departamento de Educación y Conocimiento en Red de Fundación Telefónica, así como coautor del libro “La gran oportunidad: claves para implementar la transformación digital en la empresa” (Ediciones Gestión, 2015), los ejecutivos han jugado los últimos años a la transformación digital, aproximándose de forma lúdica a la tecnología, digitalizando sus sistema de control, comprando softwares para medir la productividad de los empleados o contratando un community manager para  administrar sus redes sociales. Sin embargo, estos ejecutivos todavía continúan liderando empresas con prácticas del siglo XIX. La pregunta que cada líder debe hacerse ahora es: ¿estoy liderando mi empresa para ser sostenible en los próximos 100 años?

Más información en: http://mkt.upc.edu.pe/maestria-mba-ejecutivo