Negocios

Liderazgo: 6 lecciones de exitosos DT de fútbol

Los directores técnicos del fútbol, al igual que los CEOs, ejercen un liderazgo sobre sus 11 jugadores.

Liderazgo: 6 lecciones de exitosos DT de fútbol

José Mourinho. Su gran lección es saber manejar una estrategia de presión hacia el contrario, con juego rápido y efectivo.

El liderazgo es uno de los conceptos más importantes en el management moderno, porque depende de este que los líderes de la organización reúnan las habilidades suficientes para conducir con éxito un equipo de trabajo. Sin importar el tamaño de la organización, la alta dirección, encabezada por el CEO, define la construcción de las bases culturales de la empresa. A tal punto llega la influencia los líderes en una firma, explican numerosos estudios, que incluso el estado de ánimo corporativo, de entusiasmo o desidia, es un reflejo de la personalidad de los líderes. Esto, llevado a una cancha de fútbol, es lo que pasa entre un director técnico y su equipo.

Según el estudio “Análisis del Liderazgo de los Directores Técnicos de Fútbol”, escrito por Arnaldo Mario Litterio, Máster en Administración por la Universidad Nacional del Sur de Argentina, el director técnico, en estos últimos tiempos, ha adquirido una responsabilidad desmedida, en parte, por el desarrollo mismo del concepto de liderazgo, provocando que un conjunto de actores (dirigentes, simpatizantes y medios de comunicación) identifiquen al director, antes que al trabajo en equipo, como el responsable tanto de las derrotas como de las victorias. Hoy, estos personajes, se han convertido en estrellas, despertando admiración y crítica de parte de la hinchada.

Si bien en la cancha existen liderazgos informales, a decir de Letterio, encarnados por quienes ocupan posiciones clave en el campo, como el mediocampista, el capitán de la defensa e incluso el arquero, a través de personalidades fuertes que inspiran al equipo, es el director técnico el que hoy encarna la posición de liderazgo en los clubes modernos.

No obstante, no basta con ser un excelente jugador para ser un DT. Personajes como Diego Maradona, Zinedine Zidane, Bobby Charlton, Pep Guardiola, Lothar Matthaüs, Michel Platini, Andrea Pirlo y Zico, solo por mencionar algunos nombres, han sido estupendos delanteros, pero no todos han podido ser grandes DT. Como en las empresas, un gran vendedor no necesariamente será un gran gerente.

Hoy, figuras como Diego Zimeone, Jorge Sampaoli, Carlo Ancelotti, José Mourinho, Marcelo Bielsa, Alex Ferguson, Carlos Bianchi, Vicente del Bosque, entre otros grandes, se han convertido en las figuras más importantes en la industria del fútbol, capaces de reunir a su propia hinchada, que reclaman a viva voz que se les renueve el contrato, sobre todo cuando llegan los goles, pero invocan airadamente su destitución en el momento de la derrota. Son, en el vertiginoso mundo del fútbol, la figura más cercana al CEO. Mientras que el propietario o presidente del equipo se asemeja al directorio, es el DT el encargado de gestionar en el día a día al club.

El liderazgo del DT le permitirá desarrollar sus capacidades de control y decisión entre el equipo de jugadores. Pero, evidentemente, en un mundo en el que estrellas jóvenes muchas veces ganan sumas enormes de dinero, y los egos se exacerban, no siempre va a ser fácil, por lo que los DT modernos recurren a diferentes modalidades, que se expresan a través de sus diferentes personalidades. La investigación de Letterio concluye que existen hasta cuatro tipos de DT.

Entrenador Autoritario:

Es enérgico y demandante. Considera que la disciplina es un punto importante, y piensa que los resultados se obtienen con el cumplimiento estricto de sus planes. El autoritario suele aplicar medidas punitivas sin comprender que cierto tipo de conducta puede ser muy perjudicial para el equipo. Valora excesivamente la rudeza y la severidad, por lo que suele mostrarse exigente, manifestando verbalmente la agresividad cuando las cosas no se hacen como él las desea. Así, es muy probable que lastime los sentimientos de los deportistas, reduciendo su nivel de rendimiento.

Entrenador Democrático:

Es agradable a los demás, flexible y preocupado por el bienestar de los jugadores, popular y sociable. Con él se puede discutir, está dispuesto a usar métodos positivos para resolver situaciones y no utiliza la crítica y, menos aún, las amenazas. No obstante, este entrenador suele cambiar de programa sobre la marcha, y con ello produce a veces desconcierto entre el equipo. Frecuentemente, por carecer de la experiencia necesaria para sus funciones, le interesa experimentar. Sin embargo, logra equipos cohesionados y con un rendimiento elevado.

Entrenador Metódico:

Enfatiza la disciplina, la fuerza de voluntad y la agresividad. Es menos punitivo y más emocional que el autoritario, preocupado por los detalles en extremo y con una tendencia marcada a la dramatización. Este entrenador toma como algo personal cualquier situación que se presente, lo cual complica la solución de los problemas, aún los de menor importancia. Como conductor invierte horas en el material didáctico y no deja nada librado al azar. Conoce bien el deporte, y les pide a los jugadores lo que él no puede hacer, lo que produce un alto nivel de motivación.

 ►Entrenador Informal:

Este técnico plantea las cosas desde la perspectiva de que simplemente se trata de un deporte, por lo cual no se muestra presionado en ningún sentido. No pareciera tomarse las cosas en serio, puesto que le disgustan los programas. Se muestra relajado, pasivo y distante. Es difícil que se ponga nervioso: en los momentos de mayor presión está completamente sereno, disfrutando incluso de los estados de tensión, que maneja con calma y sin emoción. Por eso, da la impresión de que todo está todo bajo control. Estas razones hacen que el equipo se sienta poco presionado.

LAS LECCIONES DE LOS DT 

Si se trata de lecciones de grandes DT, podemos recurrir a seis líderes históricos, que han dejado por escrito lo que aprendieron por décadas dirigiendo a varias generaciones de deportistas:

Sir Alex Ferguson
Libro: Liderazgo

Anita Elberse, profesora en Harvard Business School, escribió en la revista Harvard Business Review que Sir Alexander Chapman, más conocido como Alex Ferguson, dejó como gran lección la creación dentro de los clubes de una estructura con un enfoque a largo plazo, a partir de la modernización de los semilleros. Estableció dos centros de excelencia para jóvenes promesas, a partir de 9 años, y reclutó a operadores que se encargaran de detectar a jóvenes talentos. El más conocido de los fichados por ese método ha sido David Beckham.

Carlo Ancelotti
Libro: Quiet Leadership

Carlo Ancelotti es considerado un experto en relajar ambientes y un maestro en tomarse el deporte con el sano espíritu con el que se creó. “El fútbol es la más importante de las cosas menos importantes que hay en la vida”, ha señalado en una oportunidad, reflejando lo que para muchos es más que sentido común. El entrenador más laureado en la historia reciente de la Champions League es reconocido por su liderazgo conciliador, generando alta motivación en el equipo.

Jorge Valdano
Libro: Los 11 poderes del líder

Según Valdano, en las empresas, que cuentan con miles de empleados, el CEO no ejerce su autoridad más allá de las 30 personas con las que tiene contacto directo. Ejerce su poder sobre grupos relativamente pequeños. Pero, explica este histórico DT, no por ello los grupos reducidos son menos complicados de gestionar, tal como en el fútbol, donde solo son 11 jugadores. En esta industria, él supo lidiar con los egos, separando los constructivos de los destructivos.

Pep Guardiola
Libro: Pep Confidential

El Pep, como lo llaman todos, es un líder que crece en medio de las dificultades, es resilente y saca fuerzas de su flaqueza en momentos adversos. Es un técnico dialogante, que se gana el respeto de sus jugadores porque sabe escucharlos y en muchas ocasiones incluso les permite que tomen decisiones que no necesariamente comparte. Posee un gran conocimiento técnico y experiencia profesional como jugador. Es conocido por gestionar un cambio cultural en los equipos que lidera.

Diego Simeone
Libro: Creer

Probablemente Simeone aprendió a ser entrenador mucho antes que futbolista. De pequeño, Diego colocaba sus indios y vaqueros de plástico como dos equipos sobre una cancha de fútbol. Quizá, por ese motivo, concibe ahora los partidos como batallas que no terminan hasta el pitazo del árbitro. Como el equipo que dirige hoy, es aguerrido, sólido y funciona como un bloque: el sacrificio es lo único que no negocia con sus pupilos. Los críticos lo opacan por su ímpetu pero es precisamente por su vehemencia de sentirse el jugador N° 12 lo que lo hace un líder en la cancha.

José Mourinho
Libro: Mourinho

Lo califican como un organizador, carismático, motivador, fraterno, comunicador y frontal. Es famoso también por sus polémicas y por ser un ganador nato. Para otros parece una persona maleducada, brusca, egocéntrica y ambiciosa, pero muchos de sus jugadores lo consideran cariñoso, generoso, amable y con férreos valores. Su gran lección es saber manejar una estrategia de presión hacia el contrario, con juego rápido y efectivo, capaz de dirigir a personas diferentes con instrucciones concretas de manera directa y clara.

Por otro lado, la prestigiosa revista inglesa Four Four Two, estos son los 10 DT más exitosos en la cancha, gracias a su gestión, que lleva a los equipos que lideran a la victoria. Algunos de los que han publicado un libro, figuran en la lista. 

1. Antonio Conte (Chelsea).

2. Zinedine Zidane (Real Madrid).

3. Massimiliano Allegri (Juventus).

4. Diego Simeone (Atlético Madrid).

5. Jose Mourinho (Manchester United).

6. Leonardo Jardim (Mónaco).

7. Carlo Ancelotti (Bayern Munich).

8. Josep Guardiola (Manchester City).

9. Jurgen Klopp (Liverpool).

10. Peter Bosz (Borussia Dortmund).

Como empresario, ¿con cuál de estos directores técnicos te identificas?

 

 

Te puede interesar...

 

Tags relacionados