Negocios

[VIDEO] Compliance: un término clave que toda empresa debe conocer

Los modelos de cumplimiento contra el crimen forman parte de la agenda del CEO para proteger a su empresa de la corrupción.

El 1 de enero de 2018 comenzó a regir en Perú la ley 30424, que regula la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas -empresas, fundaciones y corporaciones- por el delito de cohecho activo transnacional cometido a su nombre o por cuenta de ellas, que produzcan un beneficio directo o indirecto a la organización. Esta normativa busca cumplir con algunas exigencias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), para que Perú se incorpore en el mediano plazo al exclusivo club de países desarrollados.

Las sanciones para aquellas empresas que no cumplen el reglamento van desde multas que pueden llegar hasta las 10.000 UIT, suspensión de actividades de hasta dos años, prohibición de desarrollar ciertas actividades de forma temporal o definitiva, inhabilitación para contratar con el Estado; hasta la cancelación de autorizaciones administrativas o municipales, clausuras temporales o definitivas, e intervención de la persona jurídica. Y, la pena más grave e irreversible de todas: la disolución de la empresa. En este escenario, los programas de compliance toman más relevancia

En algunos de los países donde se aplica esta normativa, la misma ley establece formas para que las personas jurídicas puedan eximirse de responsabilidad administrativa dentro de la misma organización, como la implementación de modelos de prevención del delito, para organizar la actividad corporativa de tal forma que esta cumpla con evitar que los empleados se involucren en actos de corrupción con el Estado. Estos modelos, conocidos en el mundo como compliance, reúnen medidas de vigilancia y control para elevar los estándares éticos de la empresa.

El abogado Eduardo Herrera, de la firma Escudo Azul, especializada en promover modelos de compliance en las empresas, revela por qué los CEO y directivos deben preocuparse por promover modelos que protejan y blinden a las organizaciones privadas de actos de corrupción.

¿Por qué los modelos para prevenir la corrupción son tan importantes ahora?

Este es un tema que en el mundo tiene muchos años. Comenzó con escándalos como Enron (2000), un caso de estudio a nivel global. Pero en América Latina no es un tema nuevo. Si bien se habla más de este tema debido al escándalo de Odebrecht, Chile posee normativas que promueven modelos de prevención del crimen en las empresas desde hace una década. Perú acaba de adoptar este modelo y más recientemente Argentina, pero es una tendencia global.

¿Este tema nació cuando se empezó a debatir los requisitos para formar parte de la OECD?

El Perú acoge las normativas para sancionar la responsabilidad penal para funcionarios públicos extranjeros, a partir del pedido de la OECD para convertirse en país miembro, que obligaba a castigar el cohecho trasnacional. Pero ahora, a partir del caso Odebrecht, se busca castigar también el cohecho doméstico y el lavado de activos.

¿Por qué este es un tema que les debe preocupar a los altos ejecutivos?

Existe la percepción de parte de los empresarios de que este es un sobrecosto. Pero este es el tema: la legislación aprobada establece que del director gerente hacia arriba (Directorio), los empleados están obligados a controlar, fiscalizar y vigilar qué hacen los trabajadores de abajo. Si se produce un acto de corrupción, que involucra a una empresa, se genera la responsabilidad penal de la organización. Entonces, no es que se gana algo, es una forma de establecer mecanismos y candados para que los trabajadores que están debajo del director gerente no cometan actos de sobornos o asociaciones ilícitas que involucren a funcionarios públicos.

¿Cómo se establecen estos mecanismos?

Las empresas desarrollan o diseñan modelos de prevención del delito, a partir de la articulación de políticas internas que establecen programas de prevención contra la corrupción.  En las empresas la plata sale de dos formas: contratación de bienes y servicios (políticas de compras) y gasto al menudeo (caja chica). La idea es articular procedimientos para evitar que el dinero salga alegremente de la compañía, señalando, por ejemplo, que todo gasto debe tener un sustento. Son mecanismos que deberá implementar cada empresa, según su rubro.

¿Las empresas se pueden blindar contra la corrupción con estos mecanismos de compliance?

Sí. Por ejemplo, si un trabajador pide plata de la caja chica para sobornar a un funcionario, para acelerar esa licencia, si la política de aja chica señala que debe existir un sustento formal, debe existir un recibo o un comprobante. Si este soborno lo va a realizar un tercero en representación de la empresa, debe existir el contrato, con cláusulas anticorrupción. Se trata de crear mecanismos y procedimientos que eviten que los trabajadores cometan actos de corrupción, trazando una línea clara entre la acción correcta de la empresa de aquellos funcionarios que se salen de la raya.

¿Para evitar la responsabilidad del CEO o del Directorio?

El CEO o el Directorio son responsables por no controlar, supervisar o vigilar. Pero, si establecen estos mecanismos, podrán demostrar en un proceso que la empresa tomó todas las medidas para prever posibles actos de corrupción.

¿Y qué pasa si son estos funcionarios los que toman las decisiones de crean procedimientos para precisamente ocultar presuntos actos de corrupción, como se ha visto en el caso Odebrecht?

Si los directivos están involucrados, será la acción penal de la Fiscalía la que deberá probar el nivel de responsabilidad. Ningún sistema de compliance es infalible si son los mismos directivos los implicados en casos de corrupción.

¿Estos mecanismos solo comprenden o se aplican a empresas grandes?

No necesariamente. Un restaurante, por ejemplo, que es una empresa mediana, necesita relacionarse con el Estado para acceder a una serie de permisos para su funcionamiento. Es en todo caso el nivel de exposición a posibles casos de soborno relacionados con funcionarios públicos lo que definirá qué tan necesarios serán implementar estos mecanismos anti crimen. El objetivo es estar preparado para afrontar un potencial juicio, que podría acabar con la empresa.

[VIDEO] Compliance: un término clave que toda empresa debe conocer

 

También te podría interesar...

[¿Por qué Bill Gates sigue siendo uno de los hombres más ricos del mundo?]

Tags relacionados